Martes, 13 de noviembre de 2012
Publicado por Curunir @ 19:29  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

DIMENSIONES DEL NACIONALISMO

 

 

  1. Introducción
  2. El concepto Nación
  3. Las divisiones y fracturas de las naciones políticas
  4. El Estado, el nacionalismo y sus fases
  5. Nacionalismo y autodeterminación
  6. Pluralismo nacional y federación democrática

 

 

Introducción

 

  • Definición: ideología moderna que concibe la Nación como sujeto de soberanía, y por tanto, fundamento del Estado.
  • Se funda el Estado en el principio de que los hombres nacen libres e iguales, construcción política que exigirá tiempo. Todo este proceso tiene su origen en la formación del Estado moderno (estado representativo) y no hay legítima representación que no emane y proceda de la Nación.
  • Se distingue de las demás ideologías modernas en que llama a la identidad antes que a la voluntad.
    • Se pregunta por quién forma parte del pueblo o Nación.
    • Las otras ideologías se preguntan cómo debe organizarse y ser gobernada una sociedad.
    • Por esto es importante distinguir el origen de la Nación moderna del nacionalismo: no hay modelo general, pero sí resultado u objetivo general compartido, por eso se dice que es el nacionalismo quien crea la nación y no al revés.
    • No hay necesidad de nacionalismo si los individuos son súbditos del rey (éste es soberano y garantiza la unidad del Estado).
      • Tampoco si el fundamento del poder estatal es sólo la coerción o el temor.
    • Sin embargo, con que solo la existencia de algo de consenso o legitimación civil del poder público de reconocimiento público entre gobernantes y gobernados, aparece el nacionalismo: el Estado moderno es la construcción de un nosotros nacional.
    • El nacionalismo es inmanente al Estado liberal:
      • La existencia de una serie de costumbres, rutinas, creencias ideológicas, sentimientos, símbolos afectivos influyentes en los miembros de la Nación
      • Los miembros de esta Nación recuerdan, sienten de manera consciente o inconsciente, muestran cohesión con estas características de pertenencia y se comportan coherentemente con ellas.
      • Nacionalismo interiorizado: movilizar opiniones y fomentar el patriotismo entre la opinión pública.
    • En  épocas de crisis (cuando las otras identidades se tambalean) el nacionalismo se muestra especialmente vigoroso.
    • El "Breve" siglo XX se ha caracterizado por la derivación y radicalización nacionalista de todos los estados sin excepción.
      • Desde 1914 a 1989: el mundo dividido entre intereses nacionalistas.
      • Las distintas ideologías se han alineado e integrado a la previa identidad nacional.
      • El siglo XXI ha empezado con el nacionalismo permaneciendo con toda su energía.
    • Es una ideología de doble dirección:
      • Contraposición "estatal-nacionales"
      • Otros nacionalismos de "oposición".
      • Ambos tienen el mismo fin, incompatible cuando disputan un miso territorio, aunque sólo los nacionalismos "Estatales-nacionales" han realizado sus aspiraciones como estado Nación.
    • Los grandes nacionalismos del siglo XX: el británico, el francés, el norteamericano, el alemán, el japonés, el ruso y el chino. Todos ellos han definido el orden internacional.
    • La Nación ha sido un gran invento, especialmente para el Estado: (opinión particular del autor Miquel Caminal)
      • Ha permitido hablar de todos y de todas sin hablar de nadie.
      • Sólo la democratización ha de permitir el paso del Estado mononacional y soberano a estados plurinacionales, democráticos y federales (como si los americanos no fueran federales, o tampoco lo hubiera sido los alemanes a lo largo del siglo XX)

 

 

El concepto Nación

 

  • El nacionalismo universal es imposible por naturaleza: tiene fundadores nacionales. Por esta razón tampoco existe una definición de Nación aceptada con carácter general.
    • Las naciones son una contingencia no una necesidad universal.
    • De las cuatro definiciones propuestas, en las que definen a la nación como una solidaridad constituida por sentimiento de los sacrificios hechos y los que todavía se están dispuestos a hacer; o como el conjunto de hombres unidos por la comunidad de destino en una comunidad de carácter; o como comunidad de sentimiento manifestada adecuadamente en un Estado propio; el autor elige la antropológica que define a la nación como una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana (B. Anderson, comunidades imaginadas)
    • Se pueden distinguir cuatro puntos o características comunes:
      • Comunidad de sentimiento
        • Miembros de la misma vinculados, se reconocen mutuamente
        • El sentimiento identitario es inherente a todas las naciones.
      • Comunidad de historia y cultura compartidas
        • Nace y pervive sobre la base de un pasado común
        • Simpatía común: las naciones tienen historia propia o no son; es la que les va configurando el carácter.
        • Construcción de un nosotros nacional, una cultura compartida que ha resistido frente a los embates de otras culturas, o crecido a expensas de otras identidades sometidas, expulsadas o directamente eliminadas.
        • La educación es el medio esencial de uniformidad nacional, de homogeneidad lingüística, de enseñanza de una historia nacionalista, de implantación y propagación de valores y símbolos nacionales.
      • Comunidad política
        • No tiene sentido la contraposición entre Nación cívica y Nación étnica.
        • La construcción de la Nación moderna tiene al mismo tiempo dos caras interdependientes: la cara cultural y la cara cívica o política.
        • Dos acepciones:
          • No es lo mismo una comunidad de sentimiento o de carácter, surgida de un pasado común
          • Que una comunidad política del presente con voluntad de permanecer mirando al futuro.
          • La nación moderna (cultural, cívica al mismo tiempo) es contingente y fruto de la convención.
      • Comunidad que se realiza y auto determina mediante el Estado.
        • En sentido antropológico, una comunidad imaginada, la  mayoría de sus miembros no se conocerán nunca, pero sin cruzar sus vidas viven la imagen de su comunión nacional.
        • La educación y los medios de comunicación crean, propaga, alimentan este imaginario cultural.
        • Se imagina limitada, porque se refiere a una Nación entre tantas otras, o frente a otras: existen unos límites que c circunscriben hasta dónde y a partir de qué referencias, materiales o inmateriales, se delimita en el imaginario la idea de nación
        • Comunidad soberana: Max Weber dice que es una comunidad de sentimiento que se manifiesta adecuadamente en un Estado propio. La razón y destino de la Nación moderna es el Estado: tanto la Nación cultural como la Nación política se buscan y se encuentran en la Nación jurídica o Estado propio.
        • Las tres acepciones son necesarias para la plena realización de la Nación en el Estado.

 

 

Las divisiones y fracturas de las naciones políticas

 

  • La Nación en su acepción jurídica y cultural se sitúa al margen de la voluntad subjetiva de sus miembros.
  • La Nación política, al contrario, es una opción subjetiva: forma parte del sentimiento y voluntad de las personas. No puede hablarse plenamente de Nación si no existe un sentimiento nacional.
    • Es el ser del nacionalismo, el eje vertebrador de la sociedad moderna.
    • En los inicios del Estado liberal, la Nación política era la Nación burguesa. El primer liberalismo no contemplaba más que una sola Nación política: la que nacía de la consideración de que todos los individuos eran libres e iguales ante la ley y que ésta protegía su libertad, seguridad y propiedad.
    • Este universalismo del liberalismo sufrió dos divisiones:
      • Relacionada con los límites territoriales que necesariamente tiene el Estado- nación. Es de carácter externo.
      • Se refiere a la división de la Nación política como reflejo de la división social del trabajo y de las clases sociales. Es de carácter interno.
        • El pueblo de los EEUU declaró su independencia en 1776 y aprobó su constitución en 1787.
        • La nación liberal alemana cobró conciencia de la identidad cultural que la cohesionaba.
        • Ambos ejemplifican las anteriores consideraciones.
      • Nacionalismo: A partir de características convencionales (diferentes) la voluntad política de unas elites, o un proceso de ruptura política con mayor o menor implicación popular, crea naciones y constituye estados, por secesión o por unificación.
    • La Nación Política cuya base material es la economía liberal, es homogénea de manera ficticia, porque está basada en la división social del trabajo y en la estructura de clases que caracterizan el sistema capitalista. La Nación dividida convierte al Estado en un ente absoluto de cohesión social.
    • Doscientos años: el poder del Estado como objeto de deseo para movimientos de liberación revolucionarios con objetivo puesto en la conquista del estado y la transformación de la sociedad.
    • Los partidos nacionalistas se apoderan de la bandera y símbolos nacionales: el nacionalismo impregna las demás ideologías desde su prioridad nacional. La lealtad nacional es previa y prevalente y los movimientos e ideologías políticas se han puesto a su servicio.

 

 

El Estado, el nacionalismo y sus fases

 

  • Teoría de Gellner "Condiciones de la libertas":
    • El hombre moderno es modular y es nacionalista.
    • Ya no ocupa un puesto fijo en una sociedad tradicional y jerarquizada.
    • Constituye piezas modulares con su propia libertad y singularidad, adaptable y encajable en un "conjunto nacional", e identificados con la Nación.
    • Una característica importante: la homogeneidad cultural.
    • La sociedad civil solo se puede construir desde:
      • La coincidencia inicial entre las fuerzas que promueven el liberalismo y el nacionalismo.
      • Y esto porque la afirmación de la libertad de los individuos frente al absolutismo monárquico implica necesidad de una referencia institucional que los haga miembros de una comunidad imaginaria (Nación)
    • El nacionalismo incluido el nacionalismo democrático, tendrá necesidad de promover una lealtad previa o superior a cualquier otra: la lealtad nacional.
      • Compatible con lealtades de otro tipo (democrática)
      • Admite lealtades compartidas con un nacionalismo multinivel.
    • La virtud y el problema de nacionalismo es que los tres grandes fines políticos del mundo moderno (Taylor :bienestar, derechos, autogobierno) solo se comprenden en el marco de la Nación.
    • Una nación que busca y promueve la homogeneidad cultural y la lealtad patriótica, difícilmente podrá dar una respuesta satisfactoria a la diversidad cultural.
      • Cree que no podrá dar acomodo a la plurinacionalidad.
    • Como se ve todo lo anterior son opiniones vertidas por el autor del artículo que da contenido al tema: es complicado, según veo dar cuenta de los grandes temas de la filosofía política sin hacerlo desde una perspectiva o un enfoque ideológico propio o compartido. Por ejemplo, se ve claro que el autor de este texto es nacionalista secesionista en la medida que justifica y se adhiere a las plurilealtades, o si me apuran, la lealtad local.
    • Y continúa ofreciendo su opinión ideologizada y partidista del nacionalismo cuando intenta ofrecer un cuadro panorámico de la cuestión nacionalista en nuestra realidad cotidiana de hoy.
    • Dice que vivimos en un mundo político de estados modelados seguían los principios básicos del Estado moderno, hobbesiano !!. Dice que a partir de este principio pueden ofrecerse cinco fases de estados nacionales:
      • Primeros Estados nación europeos occidentales como modelos originales del Estado moderno ( España, Inglaterra, _Francia, S XVI y SVIII)
      • Independencia de Estados Unidos de América y la constitución de estados nacionales en el continente americano, secesión de las colonias de sus respectivas metrópolis, especialmente España (siglo XVIII y XIX)
      • Nacionalismos europeos tardíos que dieron lugar a nuevas naciones por medio de la unificación (Alemania, Italia), secesión (Noruega), como resultado de la I Guerra Mundial  y de la disolución del imperio austrohúngaro. Fundación de la Commonwealth, y las llamadas naciones sin Estado (Irlanda) hasta los casos ¡¡¡ Cataluña, Euskadi, Escocia y otros)[1]..
      • La extensión del nacionalismo a los oros continentes.  Período de entreguerras, Surgimiento y constitución de una nueva oleada de estados nacionales independientes (Egipto, 1936; India ,1947) Indonesia, 1949; Argelia , 1962). Proceso caracterizado por los conflictos violentos frente a la metrópolis imperial y, posteriormente, por la reparación de la violencia en las divisiones internas dentro del Estado ya independiente (Israel, 1948).
      • Final de la guerra fría y el derrumbamiento del imperio soviético (1989): sus efectos sobre el bloque socialista con la eclosión neonacionalista y el surgimiento de más de veinte estados nuevos o restablecidos en el centro y este europeos y en Asia. En la actualidad 200 estados,  (contrasta con 51 que constituyeron las Naciones Unidas en 1945).
    • Pregunta: ¿Existe la posibilidad de una sexta fase mirando al futuro? Y se tiene sentido la constitución de nuevos estados, basados en las Naciones sin Estado, o en aquellos movimientos de liberación nacional que persisten en su lucha por la autodeterminación nacional.
    • Hetcher ha clasificado distintos tipos de nacionalismo:
      • Nacionalismo de Estado: construcción nacional desde el estado.
      • Nacionalismo periférico: que surge de naciones culturales que se resisten a la integración-asimilación por parte de otro Estado y se proponen tener Estado propio.
      • Nacionalismo irredento: se pretende extender los límites del Estado nacional para incorporar territorios cuya población copertenece a la misma identidad nacional.
      • Nacionalismo unificador: construcción y constitución de un Estado nacional único  sobre territorio culturalmente homogéneo pero política dividida.
    • Esta clasificación, a juicio del autor del texto no resuelve todos los casos: sionismo (base religiosa), procesos de independencia del continente americano (autodeterminación política).

 

 

 

Nacionalismo y autodeterminación

 

  • La autodeterminación nacional es exclusiva y excluyente. Círculo vicioso que no tiene solución
    • El nacionalismo ha sido motor del modelo de Estado nacional: fin la organización política de la sociedad industrial.
    • La constitución y defensa de los estados nacionales impide la realización política de aquellos otros nacionalismos de las naciones sin Estado. Cuya autodeterminación contradice y se opone al principio de la soberanía nacional que fundamenta el Estado al cual pertenecen.
    • El Estado Nacional y la autodeterminación son conceptos interdependientes que parten de un problema irresoluble: el territorio es limitado.
      • El estado nacional es soberano sobre un territorio delimitado por fronteras y no admite compartirlo con nadie, sino defenderlo frente a otro, uno o varios estados nacionales, nación o naciones dentro del propio Estado.
    • La única autodeterminación que concibe el Estado nacional es la que se corresponde con la población, vinculada territorialmente por el ordenamiento jurídico estatal.
      • Si una parte de esta población se define como Nación y reivindica el derecho de autodeterminación, no le será fácil ejercerlo: habrá de confiar en factores como una crisis general del sistema político, la caída del imperio, guerra internacional o el interés de una potencia mundial en apoyar la centrifugación.
      • Como se puede ver, todo entra dentro de la justificación de un individuo nacionalista convencido, y por ende que propugna la traición.
      • Se autodetermina quien puede no quien quiere.
      • Estado nacional es en este punto, poco o nada democrático[2].
      • Este tipo pretende para dar solución el problema del nacionalismo, y por tanto a su problema: cambiar de paradigma, a partir del hecho de que el Estado nacional es una realidad histórica y, como tal, sujeta a evolución y cambio.

 

 

Pluralismo nacional y federación democrática

 

  • El nacionalismo ha construido el hombre moderno y patriota. Todos pertenecemos a un Estado que nos hace libres e iguales ante la ley. Esto incluye, para Isaías Berlín:
    • Creencia de la necesidad moderna de pertenecer a una Nación.
    • Convicción de que la comunidad nacional es un cuerpo que relaciona a todos sus miembros.
    • Afirmación de un nosotros nacional o de la Nación como algo nuestro frente a otras naciones
    • Primacía de la lealtad nacional[3].
    • La virtud del nacionalismo es haber promovido una solidaridad nacional[4]
    • Su defecto es haber ocultado (instrumentalizado) las divisiones internas de la Nación y haber señalado (fomentado) la división entre naciones.
    • El nacionalismo es una ideología moderna con una capacidad movilizadora superior a cualquier otra: ha producido los más salvajes choques violentos de la humanidad, la aniquilación de pueblos  enteros, el holocausto y el genocidio[5].
    • La disyuntiva del siglo XXI:
      • Nacionalismo y viejo orden mundial
      • Federalismo y nuevo gobierno mundial.
    • Dice que los problemas que vive la humanidad exigen expuestas globales: los sistemas políticos ya no son cotos cerrados, sino que son influidos por los procesos trasnacionales que inciden en la economía, la cultura, la seguridad, los valores. La democracia se ha ido extendiendo: este proceso democrático internacional es una esperanza de futuro en paz[6] .
    • Aboga el autor de este texto mediocre por un derecho internacional y un gobierno mundial sobre todos los estados, una superestructura internacional, que sustituya el viejo orden mundial basado en el dominio del más poderoso y en la ley del más fuerte.
    • Dice este extraño iluso que una nueva democratización es el reconocimiento del pluralismo nacional, la diversidad y heterogeneidad que caracterizan la composición misma de la sociedad. Aboga, por supuesto, por un reconocimiento de los estados nacionales en el reconocimiento de una plurinacionalidad. Dice que es conveniente abrir la definición de Nación, hacerla más flexible y separarla de la equivalencia con el Estado.  Con el tiempo, y es opinión de este señor en la medida que se vaya diversificando el conjunto de las naciones habrá menos nacionalismo y más federalismo[7]. Dice que es exigible una colaboración y solidaridad entre naciones[8].
    • Otra opinión que suelta es que el federalismo (caro y retrógrado) puede ser la ideología llamada a suceder al nacionalismo en las sociedades democráticas y plurinacionales[9].
    • Las federaciones democráticas actuales son los estados donde, con carácter general, se ha avanzado más en la democracia territorial[10].
    • Finalmente, acaba con esta píldora de mal gusto: "el federalismo no será una ideología del nacionalismo hasta que no sea promovido como una forma alternativa y republicana de organización territorial de los poderes públicos. El pacto federal supone la unión libre y recíproca de dos o más de dos, unión que es compatible con la permanencia y el autogobierno de las partes que firman el pacto federal y se vinculan mediante una Constitución escrita[11].
    • Y respecto de lo que llama federalismo pluralista dice que no es concebible sin un desarrollo republicano de la democracia[12]

 

 



 

Notas a pie de página censuradas


Tags: Cebrero, Caminal, Nacionalismo, filosofía, política, tema

Comentarios