Domingo, 08 de mayo de 2011
Publicado por Curunir @ 22:46  | Resumen
Comentarios (0)  | Enviar

?

Devereux (1956) se?alo como problema fundamental a la hora de aplicar la psiquiatr?a fuera del ?mbito cultural occidental la distinci?n entre normal y anormal. Pero la psicopatolog?a comparada no se ha correspondido con el af?n de delimitar las culturas afectadas y aquella que se toma como unidad comparativa transcultural.

Ofrece tres soluciones:

La primera: equiparar al m?ximo a los sujetos de dos o m?s culturas utilizando varios par?metros sociales y de diagn?stico relevantes, o bien restringiendo la comparaci?n a categor?a homog?nea de diagn?stico o buscando contrapartida exacta.

Se obvia la definici?n que es lo normal y lo anormal y se d? por determinado, ya que lo ligado al contexto de lo anormal ha sido ya aplicado, es el criterio del ?ltimo recurso. Los sujetos son pacientes de centros e instituciones psiqui?tricas o miembros de poblaciones cl?nicas identificadas por instituciones o por profesionales. Se trata de poblaci?n cautiva sometida a vigilancia y seguimiento.

Ventajas que no compensan las complejidades metodol?gicas, surgidas principalmente de la indeterminaci?n por falta de una definici?n clara de los criterios de normalidad y anormalidad. Las diferencias transculturales de los s?ntomas pueden ser atribuibles a varias fuentes: el paciente, el experto, la situaci?n en la que se hicieron las observaciones y la comunidad en general.

Los estudios comparativos se basan en una definici?n m?nima de anormalidad, predeterminada por consideraciones que llevan a la hospitalizaci?n voluntaria o involuntaria. Sin embargo, s?lo parte de la poblaci?n total de individuos perturbados est? al cuidado de los profesionales. Por lo que los resultados que se obtengan de las observaciones practicadas en individuos controlados, s?lo ser?n v?lidos para ?stos.

La aplicaci?n del m?todo descansa en la existencia de instituciones, que por otra parte no existen para los estudios transculturales, es decir que los criterios o la falta de ellos de instituciones an?logas entre culturas, es posible que sean diferentes, o que en uno existan las instituciones y en el otro no existan.

La segunda soluci?n radica en los estudios de los censos epidemiol?gicos o psiqui?tricos del pa?s o de fuera. Aunque la investigaci?n epidemiol?gica en psiquiatr?a tiene como objetivo b?sico esclarecer los casos de desorden psiqui?trico a?n no identificados: el mismo problema, ?cu?l es el limite entre la anormalidad y la anormalidad? En la pr?ctica se suele hacer a voleo, y transculturalmente falta un criterio transculturalmente aceptable y universal de anormalidad, aun partiendo de criterios transculturalmente aceptables, y universales de anormalidad, asumiendo los conceptos de equivalencia psiqui?trica y de los s?ndromes de diagn?stico, los cuales parecen tener realidad sustantiva y constancia transcultural. Estos estudios son buen ejemplo de uso de criterios m?ximos, superinclusivos de psicopatolog?a: sobreestiman el desorden psicol?gico.

La tercera implica la descripci?n, el an?lisis cl?nico e incluso, en algunos estudios, la investigaci?n epidemiol?gica de pautas culturalmente distintivas de desajustes adaptativos de s?ndromes ligados a contexto culturales espec?ficos.


Tags: CEBRERO, Draguns, antropología, filosofía, definición, ensayo, culturas

Comentarios