Mi?rcoles, 15 de abril de 2009
Publicado por Curunir @ 20:32  | Comentario
Comentarios (0)  | Enviar

Revista de occidente num. 332

1.   No es posible entender una personalidad creadora integral, como la de T. S. Eliot, prescindiendo de sus años de formación.

2.   Eliot, como la inmensa mayoría de los poetas, alcanza la tesitura vocal, su lenguaje, en los primeros libros, en aquéllos llamados de formación, cuya cima se plasma en Cuatro cuartetos (1922).

3.   Sin embargo, para entender el peso desde esta obra de decantación y de toma de posesión de su mundo literario, así como de plasmación o de constatación de su dominio de la forma clásica, aquello que le lleva a decir como excelente crítico literario, que la poesía es ante todo un trabajo inconsciente, para entender este transcurso hasta su obra cumbre de genio innovador en  Tierra baldía, es preciso según Doce, establecerse en su estatus vital de búsqueda.

4.   Eliot estudió filosofía, y en el intento de comprensión del mundo para su explicación desde la vertiente idealista, fija su tesis en Bradley.

5.   Su encuentro con Ezra Pound y su amistad literaria, le estimulará en el cultivo lírico, en la exploración poética del mundo insustancial pero fundamentado de las intuiciones, de los diálogos meta literarios con los poetas de la vida; con los cristianos idealistas de otras épocas entregados a la creación y a la plasmación simbólica y grafiada del Gran Anheb.

6.   El primer rasgo de su poesía de juventud es la puesta en práctica del correlativo objetivo, el paso o transición entre los hechos y la emoción que de estos es capaz el poeta de transmitir al lector. Estos datos, correctamente dosificados y convenientemente entregados literariamente, han de despertar en el lector emoción semejante a la experimentada por el escritor, o al menos, a la que el escritor desea que sea experimentada ( esto último es trabajo de creación .

7.   Tras esta pormenorizada introducción, el artículo decae en un fárrago infumable de citas, contracitas y explicaciones bizantinas sobre aspectos concretos de "prufrock" y otras primeras personas de Eliot , su solipsismo y su condición cristiana en comparación con Yeats, que hace altamente desaconsejable  las lectura de este endeble artículo.


Tags: CEBRERO, comentario, Revista de Occidente, Doce, Eliot, blog

Comentarios