Lunes, 13 de abril de 2009
Publicado por Curunir @ 20:13  | Comentario
Comentarios (1)  | Enviar

Revista de occidente num. 322

 

Del ensayo de Helena Béjar, titulado "Las caras de la conciencia española", manifestar simplemente que no se trata de un ensayo, sino más bien de la exposición abreviada de una serie de puntos de vista comunes sobre unos asuntos predefinidos que acerca de la toma de conciencia  nacional española tiene algunos militantes del PP, cuidadosamente seleccionados por medio de perfiles humanos constituidos, con el fin de servir de base para un trabajo sociológico de dudosa finalidad. Y digo lo de dudosa  porque no revela o es incapaz de mostrar adónde quiere llegar con este estudio.

Estas "caras de la conciencia nacional, parece alimentarse de la dicotomía existente entre los partidos antagónicos formados hoy por quien preconiza el discurso "españolistas", capitalizado por el PP, y entre los demás partidos que preconizan el discurso federalista, el PSOE y satélites nacionalistas, y por supuesto lo que denomina nacionalismo subestatal excluyente, compuestos por los nacionalismos radicales, especialmente el vasco.

La tesis; del discurso españolista:

·     España es una madre (metáfora familiar para aludir sentimentalmente a la nación)

·     España es un agregado cultural de 17 comunidades autónomas,(visión aditiva de la unánime aceptación del Estado de las Autonomías)

·     España es un sentimiento: sentirse español en la actualidad no está bien visto, en especial desde los estamentos nacionalistas y la desactivada convención española de los grupos de izquierda, en aras de rentabilidad política. Así la identidad española es  una identidad disminuida.

Continúa exponiendo las razones de esta debilidad identitaria:

a.       El declive de la pertenencia española obedece a una "disolución nacional" a través de los tiempos.

b.       Síntoma de larga y difícil adaptación del país a la democracia ( la sensación perpetua de ser España una "joven democracia")

c.       Reacción ante una humillación colectiva de los vencidos en la guerra civil y sus descendientes ( ej. De falta de asunción, malestar con el pasado)

d.       Consecuencia de la desactivación de la conciencia nacional por parte de la izquierda y los nacionalistas ( os primeros vistos como traidores al utilizarlo con fines partidistas)

e.       Desmovilización por las grandes causas extensibles a toda la ciudadanía ( materialismo comunista, la mayoría silenciosa que parece asistir atónita a todo sin inmutarse)

 

 

Finalmente, el ensayo deriva a un juicio en cierto partidismo pues sin verse como finalidad del estudio, porque reconocerlo lo haría bastante chusco, muestra que todo este estudio conduce a la impugnación de la actitud beligerante del PP para con la Ley de Memoria Histórica impuesta por el PSOE , completamente partidista y siempre entendida desde su óptica más sectaria. También sirve este supuesto estudio para hacer lo propio en relación con el otro frente dogmático del PSOE, el de la asignatura de la educación para la ciudadanía: las dos leyes más polémica (siempre desde loos bancos de la oposición, porque en el extremo izquierdo de la política española no existe tal discusión) y cuya implantación impuesta y no consensuada puede considerarse uno de los pilares del primer intento de sovietización de la sociedad española en cuanto a que ambas se configuran como las dos primeras leyes de imposición ideológica de la democracia española.

 

 

En la impugnación que hace el grupo de encuestados y la plasmación un tanto tendenciosa y como "de obligada constatación", de "exposición ingenuamente expedida", parece encontrar objeto este a mi juicio pobre ejercicio sociológico, que lejos de perseguir taxonomías, extrae conclusiones de escasos hechos. Las caras de la conciencia nacional no es más que una excusa más de los estudiosos de izquierda de concentrar en el problema de la España nacionalista el argumento a derribar para fundamentar el discurso disolvente y facilón de la izquierda, pero esta vez actuando por elisión, ya que ellos preguntan y no replican, lo que conlleva a que la autora del artículo lo hace por ellos.


Tags: CEBRERO, comentario, Revista de Occidente, democracia, Béjar, conciencia

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 05 de agosto de 2010 | 2:13

Sinceramente, lo que escribe esta señora me parece basura pura...