Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009
Publicado por Curunir @ 19:13  | Comentario
Comentarios (0)  | Enviar

Revista de Occidente num. 332

 

El 68 mejicano fue reprimido por parte del estado con una violencia inusitada, y sin embargo, respecto al mayo francés o a la primavera de Praga, y en comparación con ambos acontecimientos, nunca tuvo aquel la repercusión mediática, en cuanto a efemérides y recordatorios ni siquiera en exégesis, como tuvieron éstos.

 

 

Perniola habla de la necesidad que tiene todo el que estudie este fenómeno de atender a los diversos regímenes de historicidad, poniendo por ejemplo los escritos de Cecchi, de Octavio Paz y los de Carlos Fuentes: ==>

Contra la tesis de que esta historicidad necesaria para analizar y comprender las manifestaciones reprimidas del 68 mejicano, Marc Ferro, otro escritor que analiza recientemente estos fenómenos, opone la idea de que existen acontecimientos-matriz que vividos por un gran número de personas, lo son de manera diferente y también se interpretan hasta de forma opuesta.

La causa es la superposición de cinco regímenes de historicidad, que hacen específico el caso mejicano frente a los demás fenómenos del sesentayocho: premoderno, moderno, archimítico, comunicativo e individual. Explica los cuatro primero, que considera los fundamentales.

·     Premoderno, remite al estado como detentador del poder represor y poseedor de la violencia: masacre, represión ejemplarizante, castigo frente a una amenaza. Contexto militar tradicional==> exterminio del adversario.

·     Moderno. Estudiantes como modelo de la modernidad reformista. Condicionados, mejor, por una revolución inconclusa, traicionados, en el mismo año en que el poder ha querido ofrecer al mundo vía Juegos Olímpicos, una imagen de tranquilidad de país emergente, moderno y pacífico (pacificado).

·     Archimítico: por lo que escribió O. Paz, se parte de la tesis de que la especificidad de la revolución mejicana es que nunca fue dogmática: careció de una teoría. Octavio Paz, remite la masacre del 2 de octubre a la que hicieron los españoles cuatro siglos antes en el mismo lugar Tlatelolco ( 13 de agosto de 1521) y que supuso la caída de la capital mejicana y la derrota de los aztecas. ==> los que ordenaron la matanza, aparecen como herederos de la mentalidad azteca. La masacre del 68, una repetición del arquetipo azteca, profundamente arraigado en el pueblo mejicano: la exigencia de un sacrificio sangriento para poder renovar la solidez del vínculo social. Según Perniola, la diferencia entre el 68 mejicano y el del resto del mundo, es que fue tomado en serio por el gobierno y juzgado a través de categorías tradicionales cuyo ocaso lo representaba, precisamente, el 68.

·     Comunicativo: atribuye una importancia exclusiva al presente. Al movimiento le interesaba más la comunicación ( el manifestar y difundir una victoria no conseguida) que los resultados efectivos ( la derrota efectiva). Frase de Taibo, uno de los estudiantes revolucionarios, que luego escribió sobre estos hechos en 1991 es la que titula el artículo: nacidos para ser vencidos, no para negociar. Lo importante era comunicar que se vencía y no vencer fehacientemente.

 

 

 

La repercusión comunicativa del mayo francés hizo que muchos pensaran efectivamente en una revolución mundial. En Francia se limitó a una recapitulación ritual ( una rememoración, una representación conmemorativa de la Revolución); pero en Brasil, en México o en Egipto, esta ilusión cuajó en un baño de sangre. En Méjico, además, el carácter ritual ha asumido el rol del sacrificio ==>, el concepto de hazaña hace que no se descarten sucesivas revoluciones que cumplirán el arquetipo de ser sofocadas con extrema violencia por parte del estado.

 

 

Es un artículo interesante y bastante valiente, que pone en tela de juicio la capacidad efectiva de las revoluciones estudiantiles mejicanas, y señala el nuevo modelo esgrimido por el subcomandante Marcos (uso de Internet, empleo de una retórica refinada y con argumentos bastante alambicados, argumentados desde una postura filosófica cercana a la hermenéutica gadameriana, así como la publicidad que se otorga en cada uno de sus actos, hacen que la revolución mejicana se haya por fin globalizado, y adquirido una madurez que la integra en el contexto de las demás revoluciones que de un modo u otro están sucediéndose en el mundo para acabar con el modelo establecido por las potencias vencedoras de 1945.

Sin embargo, no descarta el temor de que, por el carácter arquetípico y mítico de las revoluciones mejicanas, haya algunas más próximas al espíritu del 68 (porque la de Marcos se parece más a las guerrillas colombianas) que salden con actos brutales y se sofoquen por la fuerza de las armas o por los elementos fácticos estatales de carácter civil.

 


Tags: CEBRERO, comentario, Revista de Occidente, méjico, Perniola, el 68

Comentarios