Lunes, 16 de marzo de 2009
Publicado por Curunir @ 20:50  | Ensayo
Comentarios (0)  | Enviar

II. ELEMENTOS Y PROCEDIMIENTOS EXPRESIVOS

 

   

5. EL LENGUAJE PLÁSTICO

 

    EL lenguaje plástico está sustentado en un conjunto de elementos materiales cuyos significados mínimos es necesario tener presente. Sin estos conocimientos elementales no podremos explicarnos la luminosidad de un fresco, la increíble altura de una catedral gótica o la maleable textura de un bronce.

 

    En el arte el conjunto de elementos, procedimientos y técnicas es enorme y por eso nos referiremos sólo a los medios de expresión más notables. Tales son: ARQUITECTURA, ESCULTURA y PINTURA.

 

 

 

6. ARQUITECTURA

 

                 ELEMENTOS TÉCNICOS DE LA ARQUITECTURA

                                                                        Macizos           Aparejos diversos                                             

                                          Muros            

                                                                        Vanos               Puertas, ventanas

      ELEMENTOS                Pilares

      SUSTENTANTES

                                               Columnas

 

 

                                                                         Entablamentos             

                                               Dintel       

      ELEMENTOS                                          Cubiertas

      SOSTENIDOS

                                                                          Bóvedas

                                               Arco 

                                                                          Cúpulas

 

    Es importante considerar el hecho arquitectónico como la creación de espacios interiores que resulten confortables y adecuados al uso al que se destinan. La elaboración de estos espacios internos sólo presenta una verdadera dificultad técnica: la cobertura superior. El elemento sostenido no sólo presenta las mayores dificultades constructivas sino que depende de él toda la estructura arquitectónica y llega a condicionar todo el estilo. En definitiva, toda la historia técnica de la Arquitectura es la historia de los sistemas de cubrimiento, es decir, de los elementos sostenidos. Los elementos sustentantes, en general, serán una consecuencia estricta de los elementos sostenidos.

 

Elementos sustentantes

 

    MUROS. En los aspectos sólidos de los muros lo más interesante es destacar la forma de estar aparejados o los elementos que lo constituyen. El aparejo puede ser regular o irregular; entre los primeros podemos destacar el isódomo, el de a soga y tizón y el almohadillado; entre los segundos, el ciclópeo y el de mampostería. Los elementos constructivos regulares son el ladrillo o el sillar. Si el ladrillo sólo está cocido al sol se denomina adobe.

 

    VANOS. PUERTAS y VENTANAS. En ellas el elemento diferencial lo constituye la parte baja, que en las puertas se denomina umbral, y en las ventanas alféizar. Los laterales, las jambas, revisten especial importancia en la Edad Media. El espesor de los muros no permitía grandes aberturas, para que no peligrase así su estabilidad, por ello se recurrió a la ingenios idea de abocinar las jambas, con lo que la superficie de sustentación era la misma, pero la iluminación mucho mayor. Estos abocinamientos o derrames, por otra parte, sugieren y facilitan los magníficos portales medievales. Otro interesante elemento relacionado con puertas y ventanas es el alfiz, de gran valor decorativo, que marca con fuerte personalidad el arte islámico y se extiende, a través de lo mudéjar, a la arquitectura española del siglo XV.

 

    PILARES.  Son los elementos sustentantes verticales  de sección poligonal, siendo el cuadrado su sección básica. En la Edad Media, los pilares se tornan cruciformes, porque así se ajustan a los cuatro arcos que corresponden a cada tramo. El pilar se complica notablemente a medida que avanza la Edad Media, como consecuencia de la complicación de las cubiertas. Si el pilar es adosado se denomina pilastra, y si tiene forma de tronco de pirámide invertida es la estípite, de tanta presencia en el Barroco. En todos los casos es muy frecuente que el pilar tenga en sus extremos los mismos elementos que la columna, es decir, basa y capitel.

    COLUMNAS.  Son elementos sustentantes verticales de sección curva, generalmente circular. En Occidente la columna es esencialmente mediterránea y en su elaboración se cuidan las proporciones tan exquisitamente como en una escultura. Decir que un templo es de estilo dórico o corintio significa, fundamentalmente, decir que es de columna dórica o corintia. La gracia y la sensibilidad de la columna se completa con la leve curvatura del perfil de su fuste, es decir, con el galbo o éntasis.

 

Elementos sostenidos

 

    DINTEL. Es todo elemento sostenido de carácter horizontal y construido de una sola pieza. Esto quiere decir que la flexión debe ser mínima y que los empujes que haga sobre los elementos sustentantes deben registrarse según vectores verticales. La característica principal de la arquitectura que utiliza esta solución es la de la de resultar eminentemente estática. Así ocurre en Egipto, en Grecia y en ciertas obras romanas.

 

    En la arquitectura clásica se denomina entablamento a todo lo que se encuentra sobre las columnas. Sus partes características, dintel, friso, cornisa y frontón, se mantienen en todos los estilos, pero de uno a otro hay grandes variaciones en los componentes del friso. El más genuino es el dórico, que parece originarse al trasponer en piedra los antiguos esquemas constructivos de madera. De este modo los triglifos serían las cabezas de las vigas transversales y las metopas las chapas de madera y cerámica que se colocan  para tapar los huecos.

 

    La arquitectura adintelada suele ir rematada en tejados a dos o más vertientes. El elemento fundamental de esas cubiertas son las cerchas o cuchillos, armadura triangular que, reiterada cada cierto espacio, cubre todo el techo. En el Mediterráneo la cercha origina el frontón, que será el marco magnífico para la gran estatuaria griega.

 

    ARCO. Es un elemento sostenido de configuración generalmente curva, constituido por varias piezas, llamadas dovelas, que encajan en forma de cuña. La forma convergente de las dovelas impide que éstas se caigan, con lo que el vector vertical del peso desaparece y se transforma en otro oblicuo que empuja sobre la dovela contigua. La suma de todos estos vectores de una resultante oblicua sobre los apoyos o salmeres del arco.

 

    El hecho de que los empujes sean oblicuos supone la más profunda revolución de la historia de la ingeniería constructiva, ya que para evitar que se derrumben los muros se recurrirá a geniales soluciones que modificarán radicalmente los elementos sustentantes.

 

    El arco origina dos cubiertas características: la bóveda y la cúpula. La primera puede considerarse engendrada por un arco que sigue un movimiento de traslación, generalmente recto. Toma el nombre del arco, excepto si éste es de medio punto, en cuyo caso se llama cañón. Una bóveda de cañón suele construirse con unos arcos de refuerzo llamados fajones o torales, que descansan en pilares o pilastras. Al exterior de éstos se colocan los contrafuertes. Esta cubierta, muy utilizada en el primer románico, no es suficientemente segura, por lo que se recurre a la bóveda de arista que se puede considerar como la obtenida por la intersección ortogonal de dos de medio cañón. Con ello los empujes se localizan en cuatro puntos donde se colocarán fuertes pilares. El resto del muro puede ser, así, más liviano.

 

    Al colocar en las aristas de estas primitivas bóvedas unos arcos, llamados ojivas, se conducen todos los empujes oblicuos a estos nuevos arcos, los cuales los llevan a los extremos donde, al exterior, un arco lanzado al aire, llamado arbotante, conduce el empuje a los contrafuertes que terminan por llevarlo a tierra. La diferencia entre la bóveda de arista y la de ojivas es fundamental para el progreso técnico medieval.

 

    La otra cubierta originada por el arco es la cúpula. Se considera creada por el movimiento rotatorio de un arco. Toma, en general, el nombre del arco que la engendra excepto cuando éste es de medio punto, en cuyo caso se llama de media naranja. Los problemas técnicos que plantea la cúpula son dos: el primero es el de su asentamiento en tramos cuadrados y el segundo en el de los empujes oblicuos.

 

    El primer problema se resuelve con el uso de trompas y más ingeniosamente aún con el de las pechinas. Normalmente la cúpula se sienta sobre un tambor o cuerpo de luces y en su clave se abre una linterna que ayuda a la iluminación interna.

 

    Los empujes oblicuos se resuelven con cuartos de esfera ocupando los cuatro arcos que la sustentan, o mejor aún, aligerándola del peso y fajándola interiormente como hiciera BRUNELLESCHI en Florencia.

 

 

7. ESCULTURA

 

    La escultura atiende principalmente a los volúmenes externos. La percepción de la misma requiere multiplicidad de puntos de vista, por lo que es esencial considerar el espacio externo como ámbito que condiciona la obra escultórica. De dos modos antagónicos puede pensarse y realizarse la obra escultórica. El primero consiste en ir añadiendo materia sobre una armadura mínima, tal es el caso del modelado en arcilla. Aquí el escultor debe ir concibiendo los volúmenes positivos e irlos creando. El otro método consiste en partir de un bloque compacto. La escultura ya está ahí, y sólo hay que quitar lo que sobre. Al ir desbastando la piedra o la madera el escultor va realizando volúmenes negativos y el resultado es lo que queda sin tocar. Es decir, que el artista debe pensar de negativo a positivo. El gran riesgo que corre con este método es el de no poder añadir nada, en caso de error, por lo que se suelen hacer minuciosos estudios previos, incluso un modelo en escayola a tamaño natural, del que se obtienen las medidas necesarias para no equivocarse.

 

    La obra realizada por uno de estos métodos puede variar de material gracias a las técnicas del vaciado, que no consisten más que en obtener un molde de la obra y con él reproducir la misma una o varias veces en un material que pueda obtenerse en estado líquido y que después termine fraguando y endureciendo (cera, escayola, cemento, metal fundido, plásticos, etc.). Gracias al vaciado se pueden obtener en materiales duraderos detalles delicados y sutiles que nunca podrían haberse obtenido trabajando directamente sobre el material.

 

    Un aspecto interesantísimo de toda escultura lo ofrece su acabado final, Éste puede variar desde el pulido hasta la policromía, pero en cualquier caso nunca será un accesorio sino un componente integral del hecho escultórico, sin el cual no puede entenderse la obra creada ni a su pensador. Piénsese, por ejemplo, que jamás podremos comprender la estatuaria griega, mientras sigamos viéndola sin su policromía original.

 


Tags: CEBRERO GLORIA M, ensayo, arte, blog

Comentarios