S?bado, 18 de octubre de 2008
Publicado por Curunir @ 20:56  | Ensayo
Comentarios (0)  | Enviar

3.- FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS DE LA PICARESCA

La conclusión a que llega Marcel Bataillon una vez valoradas otras tesis sobre la ideología picaresca, es que la explicación de los complejos contenidos de la picaresca se encuentra en la PREOCUPACIÓN POR LA HONRA Y LA DCENCIA Y LAS DISTINCIONES SOCIALES, más que en la voluntad de pintar a modo realista los bajos fondos sociales. En todas las obras, el tema fundamental es la denuncia del pode del dinero y la sátira de la honorabilidad que se basa en el dinero. Esto obliga a prescindir del tema del hombre como motivo principal del pícaro, por dos razones:

1.     El pícaro nace más bien en la ignominia que en la extrema miseria.

2.     El pícaro va más allá de cometer hurtos y estafas materiales, haciendo estafas de honra.

En todas estas obras, los padres del pícaro están en la ignominia, por tópico. En la época de Felipe III, estos pícaros de cuna vergonzosa usurpaban la identidad honrada (Buscón).

Como conclusión de esta materia, finaliza Bataillon afirmando que la picaresca levanta no la antipatía hacia ciertas clases miserables, sino como tormento de ciertas clases de privilegiados. De ahí esa preocupación tan esencial por la honra.

Otra vertiente sobre los fundamentos ideológicos la de A. Parker. Su conclusión es la que la novela picaresca aparece como una exposición del tema de la libertad incluido el concepto de libertad moral; nunca como parodia de la ficción realista. Rebate, por otra parte la idea de la libertad como origen del género, ya que este origen se halla en el conflicto entre el deseo de libertad por parte de los autores-protagonistas de las novelas y los problemas que esta libertad conlleva en la práctica debido a las trabas sociales, morales y religiosas que impone la sociedad de la época. En este conflicto entre la libertad como deseo del alma  la libertad considerada como libertinaje del cuerpo, sitúa Mateo Alemán el problema de la delincuencia en el Guzmán. El origen, pues, debe buscarse en este contexto cultural e histórico.

A continuación a. Parker explica el proceso de gestación de la novela picaresca dentro de este contexto cultural e histórico. Dice que el cambio temático y estructural comenzó con la crítica erasmista a las novelas de caballerías pero más influyente aún fue la intención de la contrarreforma: los clérigos, en virtud de los postulados del concilio de Trento, propugnaban una novela que huyese de toda libertad profana y fantasiosa y se centrara en temas y personajes reales dentro del contexto social de la época. Cambiar la literatura fantástica por una verdadera, cuyos temas principales giren alrededor de conceptos tales como la fe cristiana y responsabilidad social a través de autoconocimiento-fragilidad de la naturaleza humana. En este contexto se presenta el Guzmán: la primera novela picaresca extensa y la novela realista de la literatura europea. Satisface a la contrarreforma al circunscribirse a los problemas reales. Servía a los fines de la verdad porque la historia ilustraba las doctrinas del pecado, del arrepentimiento y la salvación. LOS HÉROES DE LA NOVELA IDEALISTA SON SUSTITUIDOS POR PÍCAROS QUE CONSIGUEN REGENERARSE AL FINAL.

A este respecto, Alborg

Considera que el carácter moralizador de la novela picaresca es de tipo intrínseco a la obra misma, ya que el autor – protagonista persigue un fin filosófico, acercándolo a la novela ejemplar: justificando su vida miserable, adoctrinando a los demás, intenta afirmarse a sí mismo.

Acerca del realismo en la novela picaresca, a. Parker opina que hay que buscarlo es el afán de verosimilitud que los erasmistas y la reforma religiosa dieron al retratar a los hombres tal cual son con el fin de abrir los ojos a los lectores sobre las miserias humanas y sus mentes a la necesidad de prevenirlas o remediarlas. Las convenciones literarias no permiten presentar a un delincuente de otra manera; hacen necesario el uso realismo en cuanto a técnica.

Alborg matiza este último punto basándose en el concepto clásico (calidad del escrito se define por calidad de su doctrina y por valor de sus enseñanzas), que él considera de plena vigencia en el siglo XVII. Este principio clásico trasladado a la picaresca nos da: la picaresca, siempre que persiguiera un fin moralizador, tenía vía libre para exhibir los más grandes desenfados de la baja vida.

Sobre las consecuencias del realismo a. Parker nos da la explicación de la deformación de la realidad en la novela picaresca, ya que el plano social en que es presentado el pícaro excluye toda idea de heroísmo y valores ideales. La preceptiva clásica (Alborg) de la separación de estilos obligaba a escribir en estilo vulgar todo aquello que hablara de los problemas de la vida cotidiana. El estilo vulgar exigía un componente de comicidad en los tipos y las acciones que pasó a ser convención del género. Esta componente cómica estrechó los límites del realismo, ya que lo cómico excluía el tratamiento de problemas serios.

Esta idea de la comicidad en la novela picaresca la recoge Alborg para explicar el tema de la caricatura. Comienza por asegurar que el realismo de la novela picaresca tiende a la deformación deshumanizada, a la exageración y al abultamiento. Cuando estas deformaciones no están presentes, el autor recurre a una visión unilateral de los hechos: da una imagen caprichosa de la realidad. Esto nos lleva a la caricatura: la unión de estas deformaciones con intenciones satíricas y a la comicidad a que se veía obligada el género por el canon clásico.

Alborg considera tanto a la caricatura como al realismo técnicas expresivas, discrepando sensiblemente de la idea de Parker. Asegura que ambas únicamente se producen cuando se abandonan los cánones clásicos de la belleza ideal y se proclama el valor estético de lo feo con vigencia propia o como elemento de contraste. La realidad sangrante late bajo las deformaciones caricaturescas; estas deformaciones tienen su raíz en el resentimiento con que el pícaro observa esta realidad. De esta manera:

1.     LA PICARESCA ES POSIBLE EN TODOS SUS EXCESOS.

2.     CUMPLE LA FUNCIÓN SOCIAL DE ALERTA.

La caricatura alcanza su grado máximo en el Buscón (deshumanización) y en grado mínimo en el Guzmán y el Marcos de Obregón dignificación). El concepto que el pícaro merezca como ser social no puede extenderse a la literatura picaresca como creación literaria.


Tags: CEBRERO, ensayo, novela picaresca, fundamentos

Comentarios