Viernes, 17 de octubre de 2008
Publicado por Curunir @ 19:52  | Ensayo
Comentarios (1)  | Enviar

2.- EL GÉNERO PICARESCO

El primer paso consiste en delimitar el género picaresco. Analizando las obras literarias, hemos de separar las novelas que incorporen al pícaro como personaje principal. A partir de aquí, hemos de diferenciar las novelas de gustos picarescos de las novelas de género picaresco. De todas formas, la preceptiva que determina uno y otro concepto se halla muy borrosa, por lo que se considera de género picaresco toda la novela que incorpora una visión del mundo como caos y una atmósfera de delincuencia y marginación social.

Para estudiar efectivamente el género y delimitarlo a partir de la conclusión anterior, debe definírselo y caracterizárselo a partir de un estereotipo, unas pocas obras que se consideran como modelos del género, y a partir de las cuáles comprobar los rasgos que los autores posteriores toman de las novelas base.

En la picaresca española tenemos dos obras que cumplen este requisito de ser estereotipos:

·        EL LAZARILLO DE TORMES: ANÓNIMO AÑO 1554.

·        EL GUZMÁN DE ALFARACHE: MATEO ALEMÁN AÑOS 1599 – 1604.

Así, como afirma Lázaro Carreter, el género picaresco nace cuando Mateo alemán incorpora al Guzmán aspectos que aparecen en el Lazarillo. Aprovecha las posibilidades de una obra anónima para su particular proyecto de escritor.

Lázaro Carreter analiza la impresión que Alemán tenía del Lazarillo. Afirma que ésta debió ser de infravaloración; Mateo Alemán consideró al Lazarillo como un proyecto frustrado, porque contenía una serie de rasgos constructivos que necesitaban un desarrollo y una amplificación mayores:

1.     Autobiografía de un ser desventurado, sin escrúpulos, narrada como una sucesión de peripecias (muy distinto de la novela corta).

2.     Articulación  del autobiografía mediante el servicio del protagonista a varios amos. Lo que conduce a la crítica social.

3.     El relato aparece como explicación de un estado final de deshonor.

Estos tres rasgos le convenían a alemán para realizar su proyecto de escribir un proceso al hombre desde la postura intermedia del asceta y del abyecto: el personaje se increpa a sí mismo e increpa a los demás.

Lázaro Carreter continúa explicando una serie de rasgos adicionales que Mateo Alemán fue imitando del Lazarillo para la construcción del Guzmán; una serie de rasgos nuevos en la literatura:

·        La idea del Lazarillo como relato complejo, no mítico, sino referido a la realidad cotidiana: no existía en ninguna literatura fuera del cuento popular.

·        Construir el relato articulándolo sobre diversos centros de atención en torno a un personaje que se hace persona y que transita por una geografía concreta.

·        Final cerrado del libro. Final concreto: cumbre de la abyección del personaje. Diferencia: Mateo alemán niega a su personaje toda libertad; el Lazarillo deja a su protagonista disponible. Pero a pesar de que alemán quisiera retener a su personaje, éste estaba lanzado FUER ADE SU VOLUNTAD. El pícaro, acostumbrado a escapar de las manos del creador divino, SE LE ESCAPA TAMBIÉN A SU CREADOR LITERARIO. Porque el personaje no es un asceta, sino UN PÍCARO. De esta manera, la poética posterior, al margen del Guzmán y del Lazarillo, se convertirá en una sarta de aventuras totalmente inorgánica y su final contendrá promesas de continuación, aunque tales promesas no se consideraran más que un tópico retórico del remate.

Sobre la picaresca posterior, Lázaro Carreter afirma que existe un gran desvío entre ésta y los estereotipos, principalmente porque no se entendió la razón por la cual Lázaro y Guzmán cuentan sus relatos. Esta razón. Contar las peripecias para comprender el estado presente, derivó en continuo devenir de peripecias sin jerarquía o en unas memorias totales. Esta vida azarosa de unos personajes no puede ser considerada novela en los términos actuales, porque estos personajes no asumen su vida anterior ni obran condicionados por ella en todos y cada uno de los momentos sucesivos de su existencia. Por lo que concluye Lázaro Carreter, que los relatos posteriores abandonan el carácter de novela y se acercan más al estilo de memorias que se ejecutan con técnica de Floresta.

En resumen, los rasgos primordiales que sirven para identificar una novela de género picaresco son los siguientes:

·        RELATO PSEUDOBIOGRÁFICO

·        SERVICIO A VARIOS AMOS

·        LINAJE VIL Y CARÁCTER PICARESCO (ASTUTO, VERSÁTIL) DEL PROTAGONISTA.

·        PERSPECTIVA ÚNICA DEL NARRADOR.

·        MEMORIAS POR EPISODIOS

·        VAIVÉN DE LA FORTUNA

·        EXPLICACIÓN POR EL PASADO DE UN ESTADO FINAL DE DESHONOR, ACEPTADO O SUPERADO.

Otra explicación sobre la constitución del género picaresco, la ofrece Claudio Guillén. La idea principal de su explicación gira en torno al género como producto de una imitación, una lectura una edición. Es decir, debido al éxito editorial, unas obras primerizas pudieron ser leídas por muchas personas, éstas personas decidieron imitar este tipo de obras debido precisamente al éxito editorial, a la postre, la acogida que el público brindó a este tipo de literatura es el motor verdadero para el surgimiento y auge del género literario.

Era muy normal que los lectores de aquella época se identificaran con los personajes de las novelas que leían, ya que las vicisitudes de estos personajes podían ser imitadas tanto en la vida real como en la vida literaria. Entre el hombre y el escritor se sitúa el lector, que es quien descubre o admira lo nuevo y original, en el campo de la literatura clasifica estas obras y hace posible la preceptiva no escrita. Los lectores después de 1599 establecieron categorías a posteriori: género que acaba de nacer. Al mismo tiempo estos libros se convertían en un tipo a priori: susceptibles de ser imitados. ESTOS LECTORES CONSIGUEN QUE ENTRE 1599 Y 1605 (APARICIÓN DEL QUIJOTE DONDE YA SE DEFINE EL GENERO PICARESCO A TRAVES DE LAS DECLARACIONES DE CINES DE PASAMONTE) SE ESTABLEZCA LA IDEA DE UN GENERO NUEVO.

Los éxitos del Guzmán, concluye Claudio guillén, repercute en el Lazarillo: las dos novelas se agrupan en la memoria de los lectores y forman un grupo, el género alcanza como una vida propia que incita a la imitación. NO ES LA OBRA INDIVIDUAL LA QUE CREA EL GÉNERO, SINO EL LECTOR: LOS ESCRITORES CONSIDERADOS COMO LECTORES PREVIOS, COMO PÚBLICO. En última instancia, los inventores del género picaresco serían los IMPRESORES, que desempeñaban en aquella época la misión que hoy realizan los críticos, periodistas y agentes de publicidad.


Tags: CEBRERO, ensayo, novela picaresca, género picaresco

Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 18 de septiembre de 2009 | 0:53
estoy preguntando donde esta n los autores de esta nbela y no las comcigo