S?bado, 20 de septiembre de 2008
Publicado por Curunir @ 21:38  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

5.  La defensa del copernicanismo.

El 12 de marzo de 1610 Galileo publica en Venecia el Sidereus Nuncius. è propone la visión y la contemplación de los estudiosos de la naturaleza:

1)                  el añadir a la multitud de estrellas fijas, visibles a simple vistas, otras innumerables multitud de estrellas. El universo aumenta de tamaño.

2)                  La luna, con toda certeza, no se halla revestida de una superficie lisa y plana, sino escarpada y desigual: descubrimiento de enorme trascendencia porque destruye la distinción entre cuerpos terrestres y cuerpos celestes (pilar de la cosmología aristotélico-ptolemaica).

3)                  La galaxia es una acumulación de estrellas. Mediante estas observaciones procedentes de los ojos, se solucionan todas las disputas que durante tantos siglos atormentaron a los filósofos.

4)                  Las estrellas “nebulosas” son agrupaciones de pequeñas estrellas.

5)                  Argumento importante: la posibilidad de revelar la existencia de lo satélites de Júpiter. Éste sirvió como modelo a escala reducida del universo copernicano.

Galileo, en contra de Aristóteles y de Ptolomeo, puede sostener que no existe una diferencia de naturaleza entre la Tierra y la Luna. El mundo sublunar no es distinto del lunar.

En el Sidereus Nuncius, Galileo aduce argumentos en contra la teoría Ptolemaica (la Tierra inmóvil en el centro y el sol gira a su alrededor) y apoya al sistema copernicano (es la Tierra la gira alrededor del Sol). También se manifiesta que en el Sol se producen alteraciones (manchas). Los peripatéticos aducirán con poca fortuna hipótesis (“imaginaciones” según Galileo) ad hoc para apoyar el sistema ptolemaico que se derrumbaba.

 

2.  El derrocamiento de la cosmología aristotélica.

 

Entre el primero y el segundo proceso, en 1632 Galileo publicó el diálogo sobre los dos sistemas máximos” que supone el derrocamiento de la filosofía aristotélica.

En el Diálogo  hay tres interlocutores: Simplicio, Salviati y Sagredo. El primero representa al filósofo aristotélico, defensor del saber constituido, propio de la tradición; el segundo, es el científico copernicano, cauteloso pero resulto, paciente y tenaz, mientras que el tercero representa al público abierto a las novedades, pero que quiere conocer las razones de una y otra parte. Está escrito en lengua vulgar è nuevas clases intelectuales de la burguesía y el clero.

El Diálogo transcurre a lo largo de cuatro jornadas de coloquios. La primera jornada se dedica a demostrar lo infundado de la distinción aristotélica entre el mundo celestial y el mundo terreno de los elementos que sería mudable y alterable. No existe tal distinción: testimonio de los sentidos potenciados por el anteojo. La segunda jornada versa sobre la crítica a aquellos argumentos procedentes de la típica observación común y que se aducen en contra de la teoría copernicana, sin embargo antes de pasar a la segunda jornada, Galileo efectúa interesantes consideraciones sobre el lenguaje.

Existen argumentos en contra del movimiento de la Tierra que proceden de la antigüedad y de la época contemporánea a Galileo: los cuerpos pesados caen perpendicularmente, si en una nave en reposo se deja caer una piedra desde la extremidad de uno de sus palos, la piedra cae perpendicularmente a la base del mismo paño, pero si se está en movimiento, entonces la piedra cae desde lo alto y lejos de la base de éste, en dirección de popa. Tomando como base la experiencia Galileo, establece el principio de la relatividad de los movimientos, con lo que destruye con un solo golpe todas estas experiencias del sentido común, que se aducían en contra de la teoría del movimiento terrestre. En resumen: con sus teorías logra desembarazarse de todo aquel conjunto de hechos contrarios a Copérnico y favorables a Ptolomeo, reemplazándolos con otros hechos, otras experiencias, otras evidencias. è Basándose en observaciones mecánicas realizadas en el interior de un sistema determinado es imposible establecer si dicho sistema se halla en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme. La importancia de este principio de relatividad (galileana) salta a la vista si se recuerda que la relatividad restringida de Einstein no es más que una ampliación de la galileana, una extensión de ésta a todos los fenómenos naturales. A través de dicho principio Galileo logra neutralizar toda una serie de experiencias que se oponían al sistema copernicano: construye nuevos hechos, interpreta de modo diferente los antiguos. è que todo movimiento sea relativo significa que el movimiento no es atribuible a un cuerpo en sí mismo. El estado de reposo de un cuerpo también necesita explicación. En ausencia de resistencias externas, para detener un cuerpo en movimiento es preciso que haya una fuerza. La fuerza no produce el movimiento, sino la aceleración è principio de inercia. De este modo se produce un ataque radical a la cosmología aristotélica. El diálogo está dirigido contra la tradición aristotélica en provecho de la filosofía de Platón, de una determinada filosofía de Platón.

 

3.  El concepto de ciencia y del método científico.

 

La ciencia moderna es la ciencia de Galileo, supuestos, autonomía y método.

a)                   No es un saber al servicio de la fe; posee un objetivo distinto: se acepta y se fundamenta por razones diversas a las de la fe.

b)                   Autónoma de todos aquellos lazos humanos que vedan su realización.

c)                   No significa que la tradición resulte negativa en cuanto tradición. Es negativa cuando se erige en dogma, en dogma incontrolable que pretende ser intocable. Ataca el dogmatismo en el puro ipse dixit y no las razones que aún hoy podrían hallarse. A la verdad no hay que pedirle el certificado de nacimiento, y en todas partes pueden encontrarse razones y demostraciones. Lo importante es dar a entender que son válidas y no que estén escritas en los libros de Aristóteles. Galileo pretende liberar el camino de la ciencia de un obstáculo epistemológico estrictamente, del autoritarismo de una tradición sofocante que bloquea el avance de la ciencia. Es platónico en filosofía y aristotélico en el método.

d)                   La ciencia de Galileo es realista. No razona como un matemático puro, sino como físico; se consideraba más filósofo que matemático. La ciencia no es un conjunto de instrumentos útiles sino que consiste en una descripción verdadera de la realidad.

e)                   La ciencia sólo puede ofrecernos una descripción verdadera de la realidad, sólo puede llegar hasta los objetos con la condición de establecer una distinción fundamental entre las cualidades objetivas y subjetivas de los cuerpos. La ciencia debe limitarse a describir las cualidades objetivas de los cuerpos, cuantitativas y mensurables, excluyendo de sí misma al hombre, cualidades subjetivas. Lo trata en el Ensayador el libro donde expone Galileo su método.

f)                    La ciencia describe la realidad; es conocimiento y no seudo filosofía porque describe las cualidades objetivas (primarias) de los cuerpos, y no las subjetivas (secundarias): esta ciencia descriptiva de la realidad objetiva y mensurable, se vuelve posible porque el libro de la naturaleza está “escrito en lenguaje matemático”.

g)                   La ciencia es conocimiento objetivo de las afecciones o cualidades cuantificables y mensurables de los cuerpos. Es un redescubrimiento del lenguaje del libro de la Naturaleza: es objetiva porque no se queda empantanada en las cualidades subjetivas o secundarias è esencialismo. El hombre no lo conoce todo; de las sustancias que conoce desconoce su esencia verdadera e intrínseca, pero a pesar de ello el hombre posee algunos conocimientos definitivos no revisables.

h)                  Limitarse a las cualidades objetivas a sus cualidades geométricas mensurables, implica una serie de consecuencias:

                                                 i.    Excluye al hombre del  universo investigado por la física

                                                ii.    Excluye por ello un cosmos de cosas y de objetos ordenado y jerarquizado en función del hombre

                                               iii.    Excluye la indagación cualitativa a favor de la cuantitativa.

                                               iv.    Elimina las causas finales a favor de las causas mecánicas y eficientes è el mundo descrito por la física de Galileo ya no es el mundo de que habla la física de Aristóteles. El universo determinista y mecanicista de Galileo no es el antropocéntrico del estagirita. Ya no está jerarquizado y ordenado en función del hombre y éste ya no constituye la finalidad de aquél: está ordenado geométricamente con un orden que se muestra ciego ante el hombre.

i)                    Consecuencia ulterior: demostración de la vaciedad o, incluso, de la insensatez de las teorías y los conceptos aristotélicos. (perfección de algunos movimientos, de algunas formas de los cuerpos). La vaciedad de un concepto propuesto de manera absoluta, poniendo en tela de juicio su eficacia cuando se le coloca en el plano empírico y se lo relativiza. La idea de perfección sólo funciona cuando se habla de ella con relación a algo, en la perspectiva de un fin determinado: una cosa es más o menos perfecta según resulta más o menos adecuada a un fin prefijado o establecido. Y dicha perfección es un atributo controlable.

4.  El experimento.

La experiencia científica es el experimento: en él la mente no se muestra pasiva en absoluto. La mente actúa: formula suposiciones, extrae con rigor sus consecuencias y a continuación comprueba si éstas se dan o no en la realidad. La mente no se somete a una experiencia científica, la hace, la proyecta, para comprobar si es verdad una suposición suya.

Además las teorías o suposiciones pueden servir para modificar o para corregir teorías consolidadas que nadie se atreve a poner en discusión, pero que han aislado la observación a través de interpretaciones inadecuadas, creando hechos obstinados, pero falsos (así la teoría heliocéntrica de Copérnico frente a la obstinación geocéntrica del sistema aristotélico ptolemaico).

è La experiencia sensata es fruto de un experimento programado, un intento de obligar a responder a la naturaleza.

Galileo razona sobre experimentos que él no ha realizado y que resultan tan idealizados que no pueden llevarse a la práctica. Es preciso primero definir y luego distinguir. Hay que definir primero la teoría, matemáticamente perfecta: Galileo la había construido precisamente para que resultase verdadera. Segundo: hay que establecer que no es cierto que los experimentos no se hayan efectuado: se trata de la distinción entre experimentos practicables y experimentos mentales o imaginarios. En los primeros se trata de experimentos técnicamente realizables, en los que se controla una teoría basándose en sus consecuencias observables.

Existen además experimentos mentales: prescindiendo de las idealizaciones geométricas, se trata de experimentos que habría que llevar a cabo en condiciones que no se pueden dar y que resultan impracticables. No son inútiles: lo importante es ver el uso que se hace de ellos y si su utilización no es apologética, sino crítica, pueden servir precisamente a la utilización crítica que el mismo Galileo hace de los experimentos mentales è críticas a la teoría del movimiento de Aristóteles. Prueba la falsedad de la suposición aristotélica de que la velocidad natural de un cuerpo más pesado es mayor que la de un cuerpo más ligero. Galileo se veía obligado a destruir la base empírica de la concepción aristotélico-ptolemaica: necesidad de experimentos imaginarios (hoy valorados y comentados por Popper).

No distinguir entre experimentos practicables y experimentos imaginarios, y no haber comprendido siempre el papel del experimento mental han originado interpretaciones incorrectas o parciales. También errores el haber identificado la experiencia científica con la mera observación. La experiencia científica de Galileo es el experimento científico. Este consiste ene. Denso conjunto de teorías que instituyen hechos y de hechos que controlan teorías. Se comprende con facilidad en qué sentido y de qué forma Galileo fue el teorizador del método hipotético-deductivo.


Tags: CEBRERO, Galileo, filosofía, renacimiento, temas, revolución científica, Copérnico

Comentarios