Lunes, 15 de septiembre de 2008
Publicado por Curunir @ 20:27  | Cuestionarios y temas
Comentarios (1)  | Enviar

1.  La astronomía ptolemaica y la revolución copernicana.

 

Nicolás[1] Copérnico nació en Torun (Polonia) el 19 de febrero de 1473.

En la época en que él estudió y escribió sus obras principales (1530-1540), existía una diversidad en la enseñanza de la astronomía polarizada por un lado en los naturales (inspirados en Aristóteles y en su teoría de las esferas homocéntricas) y los mathematici (fieles al Almagesto de Ptolomeo). En el sistema de las esferas homocéntricas, la octava esfera portadora de estrellas fijas, gira cada día de Este a Oeste, alrededor de su propio eje, de manera uniforme, y este movimiento explicaría los movimientos aparentes de las estrella. Los movimientos aparentes del sol y de los demás planetas , más complejos e irregulares, è explicados por cada uno de estos cuerpos celestes llevado por un sistema de esferas concéntricas con la esfera de las estrellas fijas, pero cada una de ellas con eje de inclinación adecuada, en sentido rotatorio específico y la oportuna velocidad uniforme (Barone). En cambio, el sistema ptolemaico de los excéntricos y los epiciclos, los movimientos planetarios è el cuerpo celeste gira sobre la circunferencia de un círculo (epiciclo), cuyo centro giraba a su vez a lo largo de la circunferencia de otro círculo (excéntrico), el centro del cual no coincidía con el centro de la Tierra.

Ambos sistemas coincidían en:

a)                  la tierra está en el centro del universo y éste se halla limitado por la esfera de las estrellas fijas

b)                  El movimiento natural de los cuerpos celestes es el circular uniforme, a diferencia del movimiento de los cuerpos en el mundo sublunar, que no es el circular uniforme, sino el rectilíneo acelerado de caída hacia el centro de la Tierra.

Ambos sistemas poseían fuerza explicativa, pero cada uno de ellos mostraba puntos débiles.

El sistema de las esferas homocéntricas no lograba dar razón del hecho de que los planetas aparezcan alternativamente más lejanos o más cercanos a la Tierra.

El sistema de los excéntricos y epiciclos pagaba su fidelidad a las observaciones con la continua introducción de hipótesis ad hoc para “salvar los fenómenos”.

Los contemporáneos de Copérnico aceptaban el sistema aristotélico en cuanto descripción verdadera del sistema del mundo, y el sistema Ptolemaico, en cuanto instrumento de cálculo para explicar y prever los movimientos celestes. Se admitían núcleos comunes (inmovilidad y centralidad de la Tierra, la perfección del movimiento circular, la finitud del universo, etc.).

Hacia 1532, copérnico acaba Revoluciones de los cuerpos celestes (Revolutionibus orbium celestium). Lauschen, su discípulo más conocido como Rethicus, se gana la confianza de Copérnico y en muy poco tiempo entusiasmado con las teorías de su maestro, prepara un resumen de ellas que se imprime en Gdansk /1540) con el nombre e Narratio prima, y convence a Copérnico para que publique su obra. El teólogo Osiander, sin autorización del autor, al realizar la edición de Revolutionibus  colocó antes del texto un prólogo anónimo, titulado Al lector, sobre las hipótesis de esta obra que defiende, contra la intención del autor, una interpretación no realista, sino instrumental, de la teoría de Copérnico.

Copérnico murió el 24 de mayo de 1543 y se le enteró en la catedral de Frombork.

Sobre el realismo y el neoplatonismo de copérnico, se puede decir:

a)                  Lo primero que perturba a copérnico es la novedad de su propia teoría heliocéntrica, tan nueva que a la mayoría le parecerá absurda.

b)                  Debido a la situación desastrosa por la que pasaba la astronomía de su época, Copérnico buscaba un sistema que respondiese con seguridad a los fenómenos.

c)                  La metafísica de cuño platónico y neoplatónico que se halla tras la empresa científica de Copérnico.

Contra los aristotélicos y los ptolemaicos, Copérnico manifiesta la existencia de una pluralidad de teorías que no puede ser positiva. Estas teorías no lograron descubrir o deducir la forma del Universo y la inmutable simetría de sus partes. Así, a lo largo de la demostración que llaman método, se descubre que han omitido algo indispensable o bien que han introducido elementos extraños o irrelevantes. No habría ocurrido de haberse ajustado a principios seguros.

La metafísica neoplatónica sostiene la existencia de un mundo simple, pero el sistema (ptolemaico) se convierte en ago cada vez más complejo. El neoplatonismo impulsa a Copérnico a rechazar el sistema ptolemaico. Retocada en ciertos detalles, rectificada en un punto o modificada ene. Otro, de la teoría del Almagesto habían surgido una docena de sistemas llamados todos ellos Ptolemaicos. La situación insoportable. Novara expreso la idea de que un sistema tan farragoso como el ptolemaico no podía poseer una naturaleza verdadera. Copérnico, considero que la astronomía de su época se hallaba en un estado monstruoso. La crisis del sistema ptolemaico había sido agudizada por muchos factores: las criticas de los medievales a la cosmología aristotélica, la consolidación del neoplatonismo, las exigencias de reforma del calendario: sus lagunas eran las previsiones no cumplidas, a pesar de la hipertrofia de su aparato teórico, contraviniendo las exigencias básicas e irrecusables de la metafísica neoplatónica del dios geómetra.

Copérnico nos narra que se puso a “releer las obras de los filósofos” para ver si existían teorías diferentes a la contemporánea suya acerca del movimiento de las esferas del universo, y descubrió que Cicerón habla de Hicetas de Siracusa, quien sostenía que la Tierra era la que se movía. También el pitagórico Filolao, y Heráclides Póntico y Ecfanto, han pensado que la tierra giraba. Alentado por el hecho de que otros antes que él hubiesen sostenido una idea que a la mayoría parecía absurda, Copérnico comenzó a “pensar en la movilidad de la Tierra”. Se siente seguro de la verdad de su teoría, pero no quiere substraerse “al juicio de nadie” y tampoco duda de que los matemáticos ingenioso y cultos coincidirían con el.

En el Revolutionibus, Copérnico defiende las tesis siguientes:

a)    El mundo tiene que se esférico

b)    La Tierra tiene que ser esférica

c)    La Tierra, en unión con el agua, forma una esfera única

d)    El movimiento de los cuerpos celestes es uniforme, circular y perpetuo, o bien está compuesto de movimientos circulares.

e)    La tierra se mueve en una órbita circular alrededor del centro y también gira alrededor de su eje

f)     La enorme vastedad de los cielos, en comparación con las dimensiones de la tierra. En el capítulo 7 se discuten las razones è los antiguos consideraban la inmovilidad de la Tierra, en el centro del mundo. La insuficiencia de dichas razones se demuestra en el capítulo 8.en el capítulo 9 se discute si a la tierra se le pueden atribuir otros movimientos, así como también se habla del centro del universo. El capítulo 10 está dedicado al orden de las esferas celestes.

La teoría copernicana causa una conmoción en el sistema del mundo: pero en su nuevo mundo subsisten numerosos elementos y diversas estructuras pertenecientes al viejo mundo.

a)    No es un universo infinito

b)    Es mayor que el de Ptolomeo, pero sigue siendo un mundi cerrado.

c)    La forma perfecta es la esférica y el movimiento perfecto, el circular.

d)    Los planetas no se mueven en órbitas; son transportados por esferas cristalinas que efectúan una rotación.

e)    Las esferas poseen una realidad material.

Todos los elementos del viejo mundo, también se hallan en la tradición hermética. Sin embargo, rompió con una tradición milenaria, Copérnico no se limitó a mejorar o retocar en este o aquel aspecto el sistema ptolemaico, su grandeza estuvo en tener el valor suficiente para cambiar de camino: propuso un paradigma o gran teoría alternativa, que al principio no parecía aportar demasiadas ventajas y ni siquiera se presentaba como mucho más sencilla que la de Ptolomeo è su teoría no tenía nada que ver con las constantes e insuperables dificultades del viejo sistema¡, y contenía toda una serie de previsiones, las fases de Venus, una universo más grande etc. que más tarde fueron confirmadas por Galileo. El hecho más interesante de la obra de Copérnico consiste en haber impuesto al mundo de las ideas una nueva tradición de pensamiento.

El De Revolutionibus, Según Khun: el punto de partida de una nueva tradición astronómica y cosmológica, y al mismo tiempo la culminación de una antigua tradición.



[1] Tomado del Libro Historia del pensamiento filosófico y científico Reale- Antiseri.  Cap. 5 Aptdo. 3.2-5


Tags: CEBRERO, temas, Galileo, renacimiento, revolución científica, blog

Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 26 de mayo de 2009 | 2:20
tarados