Domingo, 07 de septiembre de 2008
Publicado por Curunir @ 14:04  | Rese?a
Comentarios (0)  | Enviar

 

     

 

El comentario se ciñe a la primera parte de la obra, pero como se trata de una obra muy en la línea del naturalismo zoliano, anotaré lo que entiendo que supone para mí esta obra.

 

 

Lo que llevo leído hasta ahora me abre la posibilidad de una de tantas novelas de tradición zoliana con marco rural y ciertamente social, en el que una mujer como protagonista tendrá que sortear miles de obstáculos para sobrevivir. El título de Néne me recuerda a Nâna de Zola.

 

 

Estilo omnisciente con profusión de diálogos y descripciones escuetas, se deja leer con facilidad sin interesar demasiado. Es un estilo periclitado y una temática ya obsoleta.

 

En 1920 ya estaba casi en desuso este tipo de narración feminista y socialista, aunque  quizá debido al talante conservador del jurado de los Goncourt, triunfara o se pergeñaran obras peores ese año de los otros.

 

 

El desarrollo y el final de la novela, abunda en los detalles apuntados.

Historia de una moza humilde que durante cuatro años criada hasta la extenuación de la hacienda de un tipo, de sus hijos, a quienes adora, de su hermano que tiene una desgracia.

Historia de una desenvuelta sin escrúpulos que se apodera de todo lo que la anterior ha conseguido.

La primera es disidente, la segunda, católica.

Los niños la olvidan en quinde días; Néne (Madeleine) se suicida sumergiéndose en el fango. Última imagen. La luz, falenas, luciérnagas sobre el fango, el río siempre igual que oculta el cadáver de Néne (significante, estéril).

 

 

Por encima de la denuncia de la denuncia de la injusticia social, de la barbaridad de anteponer las convicciones peligrosas a la lógica de la vida, y a la hipocresía instalada en la vida pseudo burguesa heredada del siglo XIX en las clases bajas más pudientes, es la historia de la gran desgracia de los seres nobles, condenados al suicido cuando su entrega es despreciada por aquellos a quienes se entregó la historia de un monumental desagradecimiento, casi enfermizo de las gentes que forman el entramado social. A lo mejor gracias a esto ganó el premio. Por lo demás, poco valor literario hay en esta obra.


Tags: CEBRERO, reseña, Peruchon, Goncourt, rastro, onagro

Comentarios