S?bado, 05 de julio de 2008
Publicado por Curunir @ 17:21  | Resumen
Comentarios (0)  | Enviar

LIBRO PRIMERO

Por un lado funciona como un deo gratia convencional. Da las gracias a los antepasados, a los maestros y a los condiscípulos, así como a cuantas personas debe a consideración del meditante su buena disposición ante la filosofía, el saber y el mundo.

o Por otro, el escritor se sirve de esta presentación para describirse a sí mismo, sobre todo las virtudes que se supone adornan su persona.

o Por último, el hecho en sí de lo que significa aprender filosofía: la conciencia estoica de que aunque la buena disposición tenga su importancia, en realidad los conocimientos y la filosofía se adquieren, se trasmiten y se aprehenden con esfuerzo y dedicación.

Las virtudes estoicas,è sobre todo la frugalidad y austeridad en la vida y el desprecio por lo superfluo, lo lujoso y las actividades inútiles.

Concluye con un gracias a los dioses (divina gratitud) por sus circunstancias vitales, por sus dotes naturales y por el tiempo que le fue concedido vivir. Traza lo que interiormente se llama etopeya, es un retrato parcial.

 

LIBRO SEGUNDO

Es una introspección, forma la etopeya o segunda parte del retrato.

El meditante se encuentra a sí mismo como un ser atado a un cuerpo, por unas pasiones y a unas circunstancias vitales y temporales e las que no puede prescindir.

Las sustancias biológicas y psicológicas se unen a os propios temporales para reconocer la propia insignificancia.

Pero al mismo tiempo reconoce que el paréntesis vital entre el no ser, ser y vuelta al no ser, es algo único a lo que hay que otorgar sentido.
Su filosofía estoica del reconocimiento de la propia finitud y endeblez, se refuerza por la aceptación del destino temporal que nos obliga a aprovechas el tiempo de vida que tenemos hasta el último segundo.

LIBRO III

El meditante y su relación con las cosas, aconseja y medita sobre el carácter natural de los procesos biológicos, en especial el crecimiento, como medio para realizarse los organismos (peripatético), y los procedimientos de sanación de los enfermos. La enfermedad no es una maldición ni una anomalía, sino un estado natural desviado que hay que procurar corregir para mantener el equilibrio del organismo. Lo cual no significa que pueda huirse de la muerte, que alcanza tato a los grandes como a los chicos, incluso aquellos que con su sabiduría, como Hipócrates, consiguen retardar su llegada.

El tono es irónico porque los personajes aludidos encontraron la muerte a la contra de lo que predicaron: Hipócrates por la medicina; Alejandro, Pompeyo y César, por la violencia; Heráclito ( su prédica el fuego y sequedad como origen del universo) de hidropesía; Demócrito ( que descompuso la realidad en diminutos átomos), por los gusanos.

Inicia la andadura social y apela al guía interior: dedicase a uno mismo y dejar de prestar atención a la vida de otros, ir siempre según tu voluntad y no contra ella y buscar los grandes bienes morales si en la vida no las hallas: la justicia, la verdad, moderación, valentía, prudencia, etc. Sino se encuentra cosa mejor en la vida que estas virtudes, no cederlas no abandonarlas. Porque una vez se hace, nunca vuelven a recuperarse. Preferir la actividad intelectiva del alma, la guerrera o corporal. Mantener con los hombres una distancia y cotar como insignificancia que son en un mundo insignificante, trazar los límites siempre de aquello con lo buenos encontramos en la vida, y observarlo en su justa medida con método y veracidad.


Tags: CEBRERO, Cuestionario, temas, Marco Aurelio, filosofía

Comentarios