Viernes, 20 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 21:44  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

Una teoría estímulo-respuesta del aprendizaje: Clark Hull

Complicado conjunto de leyes que conectan campos de estímulo, impulso, respuestas o los estímulos a partir de los impulsos y otros diversos factores, observables y no observables.

Configuradas de modo que pueden predecir el comportamiento.

¿Interés? El decir ético y las conductas de ayuda y sentimientos de culpa è respuestas de conducta a las que se aplican las “leyes de Hull sobre el aprendizaje y la respuesta. Interesa a Brandt particularmente la teoría de los impulsos aprendidos. ¿Por qué? Debido a la motivación para ayudar a alguien necesitado, aversión a quebrantar promesas, interés por conocimiento o las cualidades personales., igualdad de oportunidades è impulsos secundarios.

Aprendizaje: cuando se da reducción del impulso a del estimulo del impulso, la cual sirve para reforzar una tendencia a la repetición de las respuestas realizadas ante un estímulo semejante.

Necesidades orgánicas: impulsos primarios.

Impulsos aprendidos: secundarios (los que interesan). Y se adquieren según Hull si se ha asociado un estímulo con la evocación y reducción de estímulos de impulsos, pues su comparecencia tenderá a producir en el futuro los mismos estímulos de impulsos por su propia cuenta. (la visión de la clínica por el niño ante el dentista [estímulo e miedo en el futuro]).

La ansiedad es motivadora de forma innata: deseamos librarnos de ella.

Esta teoría puede asignar un papel en el desarrollo de los valores personales a los miembros del propio grupo o a las personas de prestigio. También predice que las “experiencias personales” pueden proceder a establecer valores éticos, con total independencia de los premios y castigos de los padres u otros seres humanos: la interacción con determinados objetos o situaciones puede ser intrínsecamente gratificante o dolorosa.

Con respecto a la parte verbal de la experiencia ética: Hull hizo énfasis en la posibilidad de que las palabras puedan, como las sonrisas o malas caras de nuestros padres, funcionar como refuerzos “secundarios” respecto a la conducta: esto implica que puede darse el tipo más diverso de diferencias entre los valores éticos de personas distintas, ya que si solo se consideran las sanciones concedidas resultaría que los valores éticos pueden formarse de cualquier modo concebible.

1.      Cuestión empírica: relativa a qué tipos de respuesta tienden a originarse mediante ciertos tipos de estímulos: teoría de Hull no se pronuncia è esta teoría es de aprendizaje, no de las tendencias no aprendidas.

2.      En la situación en la que tiene lugar el aprendizaje del niño,m premios y castigos se otorgarán en buena medida con vistas a preservar el bienestar humano.

Teoría de Hull: para Brandt es de gran interés porque es la teoría psicológica desarrollada con más detalle y con gran cantidad e trabajo experimental.[1]

Existen más tendencias y direcciones no aprendidas de las que Hull admitía: Brandt sugiere que las respuestas simpáticas o las actitudes desfavorables hacia la injusticia son innatas. Recordando que la teoría de Hull respecto a los fenómenos morales es especulativa.

La teoría psicoanalítica de Freud

Las ideas de Freud, a diferencia de las de Hull, no constituyen un sistema teórico destinado a predecir datos experimentales controlados: es un conjunto vagamente organizado de ideas consideradas por Freud buenas por su éxito y esclarecimiento en el tratamiento de pacientes neuróticos.

Tema central: el problema de todo ser humano es el de satisfacer sus impulso instintivos dentro del marco de posibilidades que le ofrece su mundo, y dentro del marco de reglas e ideales de su propia conciencia o súper – ego, conteniendo además propuestas acerca de la naturaleza y desarrollo de la conciencia o “Súper- ego”.

Freud consideró la conciencia como un producto social. Teoría de la identificación: tendencia de una persona, en determinadas condiciones emocionales, a imitar, consciente o inconscientemente, la personalidad completa de otros, incluyendo comportamiento, actitudes y valores. Para un niño è el padre de su mismo sexo. Sin embargo, no son los únicos modelos. La incorporación total se deriva de que el niño desempeña el papel del padre, ya bien en la realidad o en la fantasía, y es recompensado por ello. Puede incluir el comportamiento afectivo para con uno mismo.

Controversias acerca de si tal proceso desempeña un papel importante en el desarrollo de la concienciaè el material obtenido no puede aún establecer esta cuestión de un modo definitivo. Los conceptos psicoanalíticos se utilizan a veces para explicar valores ético particulares.

Ciertos sentimientos morales son considerados como medidas defensivas, que actúan para ayudar a la represión de las tendencias prohibidas por los padres.. Muchos psicoanalistas pensarán que uno de los más importantes resultados del tratamiento psicoanalítico es la modificación del sistema de preferencias o valores del paciente en un sentido u otro.

Según Brandt, la teoría psicoanalítica no proporciona la respuesta completa a la psicología e los valores éticos, ya que no contiene teoría de los cambios en normas éticas durante los años adultos. No proporciona material alguno para la comprensión de las modificaciones de los valores éticos en un grupo social. Tampoco explica por qué pueden darse valores universales interculturales.

La teoría Gestalt

Como cada teoría general considerada, consiste en la incorporación de valores éticos dentro de un marco de ideas que han tenido éxito en la forma de tratar algún ámbito determinado de hechos. La Gestalt comenzó por ser una teoría de la percepción, y su teoría de los valores es una ampliación o aplicación de las ideas generales que resultaron fructíferas en su primer cometido. Los psicólogos de la Gestalt no han hecho muchas manifestaciones acerca del discurso ético. Afirman que existen leyes generales de organización perceptiva, exactamente tan fundamentales como las leyes que describen la visión de los puntos. Algunos gestalistas consideran que estas leyes de la organización perceptiva son explicables ellas mismas mediante referencia a les leyes físicas, las acerca del fluido de las corrientes eléctricas condicionadas, ya que consideran los hechos de la percepción como representaciones de hechos mentales, procesos electroquímicos del tejido cerebral.

Esto lleva a considerar que se despiertan emociones universalmente en presencia de determinados significados, metas y tensiones, en presencia de una estructura característica de la experiencia. Este fenómeno pudiera analizarse mejor de acuerdo con la forma en la que se concibe la organización perceptiva y no como un resultado condicionamientos.

Brandt en la consideración de que existieran estas leyes, pregunta ¿ por qué no son los valores éticos iguales en todo el mundo? El gestalista replica con otra respuesta ¿se está seguro de que no lo son? Se puede considerar que un hombre puede aprobar un acto que, en cuanto acontecimiento físico o sociológico es exactamente el mismo acto que el oro hombre desaprueba. Psicológicamente los actos son distintos para las dos personas. è los gestalistas sugieren que posiblemente los actos que son psicológicamente iguales reciben siempre la misma valoración ética; posiblemente los valores éticos básicos sean iguales en todas partes, de modo que no existe desacuerdo último en ningún sitio.

Los gestalistas realizan la misma distinción acerca de os cambios de normas y valores éticos. Quizá, sugieren los valores éticos básicos no cambian nunca; tal vez lo que cambia es solamente el significado o el carácter psicológico de la situación que se valora ¿Qué función ejerce la “sugestión por el prestigio”? è El saber que una persona inteligente mantiene una posición opuesta a la nuestra puede ser una experiencia innovadora que nos haga revisar la situación y apreciar puntos que no habíamos visto antes. è Estos factores nos obligan a revisar los hechos, o nos hacen ignorar algunos hechos, o acentuar ciertos elementos. El gestalista es sumamente convincente cuando analiza cuestiones como los fenómenos de sympatheia, o la influencia de la información en el pensamiento ético, o la exigencia de consistencia.

El gestalista no está obligado a mantener que todos los casos de “sentirse obligado a...” son correctos. Más plausible sugerir è es correcto para la situación tal como la persona la entiende. [2]

Los gestalistas no están siempre dispuestos a mantener que los valores éticos son una cuestión tan simple como la agrupación perceptiva. Las respuestas éticas deben considerarse como dependientes en parte de nuestras experiencias pasadas, asociaciones o necesidades que no aparecen representadas en la conciencia actual. Insistirán en que existen estructuras o direcciones de los valores humanos que, a pesar de que las leyes que se refieren a ellas, pueden remitir a hechos inconscientes del yo y no pueden ser consideradas simplemente como el resultado de un condicionamiento.

Brandt se pregunta si existe la posibilidad de que nos veamos a elegir entre alguna de las teorías enfrentadas. Concluye que los experimentos futuros muestres tal vez que existen algunas estructuras bastante fijas y también que la experiencia pasada y la educación recibida tengan mucho que ver con algunos valores. Las futuras observaciones quizá muestren que ambos modos de pensar están justificados, pero que ninguno de los dos modelos se ajusta con exactitud al caso de los valores. Es posible que exista el conocimiento ético, cualquiera que sea la teoría psicológica que se elija de las que se han expuesto.  Si somos gestalistas è obligados a ser menos relativistas éticos, aunque la doctrina del relativismo ético, según Brandt, en la medida en que es defendible, no es catastrófica para la ética normativa, sino que solamente complica un poco más las cosas.



[1] Algunos han mostrado que la teoría de Hull es excesivamente simplificadora: las recompensas no desempeñan una función tan importante en el aprendizaje como su teoría propone.

[2] Koffka: la valoración de un objeto estético puede estar equivocada si una persona pone demasiado por su parte en la experiencia de verlo u oírlo, de modo que el objeto parecerá extraño y no sea juzgado por sus propios méritos.


Tags: CEBRERO, temas, cuestionario, Brandt, ética

Comentarios