Martes, 17 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 21:44  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

El principio psicológico o antropológico[1]

La moral, según el sociologismo sería algo exterior al hombre, impuesto a él desde fuera. Conforme al principio antropológico, al revés, viene dada en el hombre mismo, en cada hombre, en su psicología.

El psicologismo moral no debe ser confundido con el subjetivismo moral. La filosofía inglesa ha pretendido convertir la moral, como por lo demás toda la filosofía y aún la religión en psicología.  Locke y su idea de la opinión publica como origen de normas morales. En Shaftesbury, cuyo punto de partida es introspectivo. En el soliloquio o diálogo del hombre consigo mismo se produce un desdoblamiento del alma “Adviser or Guide” è Daimón, el Genio o el Ángel.

Los verdaderos fundadores de la ética psicológica son al decir de Aranguren David Hume y Adam Smith. Con ellos la idea de la opinión publica experimenta un firo psicológico: es el “espectador desinteresado” quien, movido por simpatía o antipatía, emite juicios inmediatos de gusto.

Al psicologismo pueden hacérsele todas las objeciones válidas frente al sociologismo moral, del cual no ha sido sino su estadio previo, puesto que el “Se” hipotético, “espectador desinteresado” es tan impersonal como el “Se” social y viene a coincidir con él.  El psicologismo inglés está hoy desfasado y sobrepasado en la intención por el behaviorismo. La ética anglosajona contemporánea, de Moore a Toulmin, se mueve en el plano lógico, como análisis de los juicios ético. Para el primero la cuestión de cómo ha de definirse lo bueno es la cuestión más fundamental de toda la Ética. El tema de la Ética no es lo bueno en cuanto a tal, sino el hacerse bueno del único ser a quien este hacerse le compete, el hombre; la bondad operativa y no la bondad entitativa, por eso la escolástica habla de la subalternación de la Ética a la Psicología.

El gran servicio prestado por el positivismo sería entonces el de haber llamado la atención sobre este “hecho moral”; pero el quedarse en él sería su gran limitación.

Partiendo del comportamiento es preciso poner de manifiesto cómo emergen los actos morales en cuanto morales. Aranguren se engolfa en una explicación sobre la psicología del comportamiento en su forma de behaviorismo o conductismo. No es una teoría unívoca, sino más bien un método de observación y experimentación científica que admite diferentes interpretaciones de la realidad. El aprendizaje acontece siempre por conexión directa entre el estímulo y la respuesta, de tal modo que a qué suscita inmediatamente ésta. Hace referencia también a la teoría e Hull, que completa la anterior, mostrando que el comportamiento ulterior se ve reforzado por la tendencia a repetir un comportamiento que ha dado buen resultado. è la reducción de lo moral a lo psíquico se presenta bajo el hombre de “meliorismo” y explicada por la “ley del efecto” puede expresarse: la tendencia del hombre a lo que concibe como “bien” no es más que el “efecto” consciente de la conexión fisiológica reforzada entre la situación en que se encuentra el sujeto y el buen resultado obtenido anteriormente en una situación análoga. Miller y Dollard han dicho que toda sociedad es aprendizaje; el meliorismo, contrayendo el problema, pretende que toda moral es aprendizaje.

Tercera teoría la teoría cognitiva ( Alport, Goldstein, Tolman) que en términos de operacionismo y no de introspección dice “sí” a las ideas, è amplía el concepto de “intervening variables”, que pone en relación con la “creative instability”., Inestabilidad que al producir la ruptura del equilibrio vital, fuerza a la constante reestructuración y, mediante la aplicación de conceptos como los de “sing” y “meaning”, así como con frecuencia otros procedentes del gestaltismo, muestra la realidad de un “purposive behavior”.



[1] Aranguren, J.L.L. , Ética, op. Cit. 1º parte, cap. 6


Tags: CEBRERO, temas, cuestionario, Aranguren, ética

Comentarios