Lunes, 09 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 19:33  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

LA SOCIOGÉNESIS DE LA MORAL

Ética y sociología[1]

Se pregunta al recordar que tanto en Platón como en Aristóteles la Ética se insertaba en la Política, si hoy podrá ser reducida a la sociología, lo que la convertiría en una de las ciencias sociales, por los intentos contemporáneos de sociologizar la moral.

Basándose en la esencia constitutivamente moral del hombre, quien recibe de la sociedad un sistema de valores morales, el sociologismo sostiene que la fuerza moral de estos valores procede, pura y simplemente, de la presión social ( Comte, el fundador de la sociología, y Durkheim, su discípulo). Este último llega a concluir que puesto que la sociedad impone al individuo sus costumbres (hipostasiando una conciencia colectiva como realidad distinta de los individuos, anterior y superior a ellos) y se apodera de las conciencias de estos individuos, el hecho moral, es un hecho social.

Si esto es así, ¿puede hablarse de moralidad? Durkheim dice que la regla moral es colectiva y que el individuo recibe pasivamente su contenido, recibiendo más que aportando. B. Morel añade que la teoría moral es descriptiva.

Refutaciones al sociologismo ha habido varias: el arte moral no es concebible sin ideal, el cual no puede venir dado por la ciencia de las costumbres sino a la elección libre de los reformadores; el utilitarismo inglés habla de una contradicción entre el código de opinión pública y el de honor.

Bergson se ha opuesto a la concepción sociologista, aunque condicionado por la aceptación (parcial) de los supuestos del sociologismo. Según este pensador la obligación es la forma que adopta la necesidad en la vida, cuando exige para realizar ciertos fines, la inteligencia, la elección, y la libertad. Concede al sociologismo el que la moral puede consistir en pura presión social, a lo que llama moral cerrada; pero junto a esta existe una moral abierta, para hombres que reaccionan frente al medio social para conquistar nuevos estadios emocionales y crear doctrina.

Aranguren considera inadmisible esta teoría:

1.      Concede demasiado al sociologismo. La obligación, impuesta de hecho por la sociedad, nunca puede derivar de derecho su origen de ésta (es imposible prescribir deberes a una mesa : Zubiri).

2.      La peculiaridad humana no afecta solo al hecho moral, sino al hecho social: lejos de aquellas sociedades animales. La presión social no tiene nada de racional y es rechazable (Ortega) el alma colectiva: la vida personal y moral son ajenas a esta presión: lo propio del hombre es esa capacidad para retirarse del mundo y recogerse en sí mismo, ensimismarse; algo que acontece para proyectarse al mundo, para elegir, desobedecer, rebelarse, inventar y ser moral en definitiva.

Aranguren dice sobre la actitud del moralista respecto a la sociología: “Aceptarla como acopio de material de estudio de las morales concretas, porque la Ética ha de ser ciencia positiva (no positivista): arranca de la experiencia total humana. No debe aceptar lo social como fuente de la moral, ni siquiera la moral cerrada, sino sólo como su posible vehículo”

Para terminar: una moral totalmente impuesta por la sociedad, meramente recibida por el individuo ¿merece el nombre de moral?

1.      El hombre es constitutivamente moral, el individuo acepta el contenido de esta moral concreta, su observancia o inobservancia, simplemente porque se hacen así las cosas dentro del grupo.

2.      Separar (frente a Heidegger) el origen impersonal y social del contenido de nuestras acciones y su carácter de impropiedad e inautenticidad. La “medianía consiste en hacer las cosas porque se hacen así no en hacerlas como se hacen”.

3.      El hombre es siempre responsable de su vida y n puede transferir esta responsabilidad a la sociedad.

Cabe siempre la rebelión contra la presión social, y la justificación de sus actos deben ser examinados por su propia conciencia. Por lo tanto, la ética es irreductible a la sociología y autónoma frente a ella.

 

 



[1] Aranguren, J.L.L. , Ética ,cit. Primera parte, cap. 5


Tags: CEBRERO, temas, cuestionario, Aranguren, ética

Comentarios