Domingo, 15 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 19:39  | Cuestionarios y temas
Comentarios (1)  | Enviar

Dos pruebas de los principios éticos: consistencia y generalidad

El profesor Brandt[1] mantiene que exiten dos importantes pruebas que los enunciados éticos deben superar a fin de ser justificables:la consistencia y la generalidad.

Consistencia

 

En la medida que el principio o principios de una persona sean inconsistentes, no cuenta ningún principio ( o convicción) en absoluto. Los enunciados éticos inconsistentes no establecen ningún enunciado definitivo acerca del tipo de cosa o conducta deseable o correcta ( ejemplos de pgs. 33 y 34, los Diez mandamiento (del tipo hacer no hacer) . Un conjunto de reglas morales de la forma “haz siempre...” puede subsanar la inconsistencia mediante un suplemento que ofrezca indicaciones relativas a la prioridad en caso de conflicto.

Los enunciados éticos, para ser aceptables, deben ser auto-consistentes y consistentes con relación a los restantes enunciados que una persona acepta. Las convicciones éticas inconsistentes no pueden ser aceptadas (al menos no todas ellas) tal como se presentan. Además un conjunto consistente no es necesariamente a su vez válido; la consistencia no es suficiente.

Se puede eludir la inconsistencia con enunciados no comparativos del tipo “esta acción es incorrecta, ésta es correcta”: aunque detenerse en enunciados de este tipo y negarse a continuar hasta exponer principios generales es inaceptable en función de otros fundamentos distintos al requisito de la inconsistencia.

 

Generalidad

Se aplica “sólo” a enunciados éticos particulares; y con todo tipo de predicados (p.ej. “deseable”, “incorrecto”, “obligatorio”)

Brandt entiende por enunciado ético general dos casos:

1.      Es universal (enunciado acerca de “todas” las cosas de un cierto tipo, o acerca de “todo el mundo”)

2.      No hace referencia a individuos, sino que se ocupa solo de propiedades.

(Lógica solo puede contener variables y nombres de propiedades abstractas [posibilidad de estar contenidos en una ley científica, significado explicable sin referencia a ningún particular]).

Cualquier enunciado ético particular es válido cuando puede ser apoyado (principio general implica lógicamente el enunciado ético particular) por un principio general válido en sentido general: prueba de la generalidad para un enunciado ético particular.

La prueba de la generalidad consiste en : un juicio ético particular es válido sólo si puede ser apoyado por un principio general, valido. Pero, no se sigue la invalidez del enunciado ético particular siepre que no pueda citar un principio general que lo apoye.

Puede asistir un principio general válido que apoye un enunciado ético particular, aún cuando no seamos capaces de formular el principio general.

Es prueba legítima para los enunciados éticos particulares, y un enunciado que no supere la prueba no puede ser aceptado.

Como no todos los filósofos admiten lo anterior.

Como no todos los filósofos admiten lo anterior, Brandt se explaya con una justificación de la prueba de la generalidad y una ponderación de la misma.

Para resumir a modo conclusivo el capítulo 2 del libro de Brandt: dos pruebas de los principios éticos: consistencia y generalidad para que lleguen a ser justificables. Las convicciones éticas inconsistentes no pueden ser aceptadas: aunque la consistencia no es suficiente para la validez de un enunciado. La generalidad se aplica sólo a enunciados éticos particulares pero con todo tipo de predicados.

1.      Universal

2.      De manera individual Consiste: un juicio ético es válido solo si puede ser apoyado por un principio general.

Luego se complica la explicación con una justificación de la prueba de la generalidad, en que se observa algún que otro axioma: cuando más restringido es el principio que se ofrece, menos tiene uno que defender, pudiendo cumplir con la demanda de la prueba general.

La gente mantiene opiniones éticas que no han considerado en absoluto como principios general y cuando se les pide que los defiendan como tales, se retractan.

Finaliza el capítulo aplicando la teoría de las pruebas a la moralidad de las acciones de Kant, y como en sí mismo parece una reflexión sobre la razón práctica, especialmente dedicada al libro La fundamentación de la Metafísica de las costumbres del autor aleman, no vendría mal releerlo y así dar una vuelta de repaso al tratado de Kant cuya lectura es obligada para el examen.

 



[1] Capítulo 2 del Libro “Teoría ética” ibid.


Tags: CEBRERO, temas, cuestionario, Brandt, ética

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 02 de septiembre de 2009 | 0:33
mmmmmmmmmmmmmmmmmm,,,,,,,,,,,,,,,,,fffffffffffbbbbbbbbbb