Jueves, 12 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 19:36  | Cuestionarios y temas
Comentarios (0)  | Enviar

Carácter, hábitos, actos[1]

 

Es una vuelta más desarrollada a los puntos tratados anteriormente.

Vuelve Aranguren a redefinir êthos, éthos y costumbre. Incide en el carácter (éthos) como puinto de partida de todo estudio ético moral.

Nuestra realidad moral son los hábitos y el carácter moral, aunque según Schopenhauer, el objeto material de la filosofía moral no son ni los hábitos ni los actos, sino solamente el carácter.

Sigue una disquisición sobre lo temprano que perdió la palabra éthos su sentido como objeto de la ética, debido por un lado al carácter menos visible de esta frente a los hábitos y alos actos, y a que el êthos no es un concepto práctico.

Puntualiza Aranguren más adelante después de un rollo infumable que el objeto material de la ética está constituido por carácter, hábitos y actos humanos.

Introduce luego el requisito temporal, el carácter discursivo e intuitivo de los actos, la necesidad de contar con la totalidad de la vida del carácter para entender sus actos y hábitos. Continuidad y discontinuidad de los actos: discontinuidad, puesto que siempre puede rehacerse el sentido de ellos.

Evocación de los  actos privilegiados (kairos): instante, repetición y el siempre (kairos) o momento de la muerte.

Instante: acto revestido de trascendencia y tal vez la decide: éxtasis ( de muy alta trascendencia) contemplación mística, rapto; serenidad; plenitud.

Repetición de la totalidad de la vida, condensadamente, no como espectador sino como sujeto aceptante que verá dos posturas: arrepentimiento o asumpción.

Zubiri introduce el siempre: el “de una vez por todas”, ahondamiento, fundamento de la mutación temporal.

Estos actos privilegiados son definitorios, pero no definitivos, el definitivo es la muerte, en el que se cumple la obra moral: el tiempo como duración (Bergson).

Luego se desvive Aranguren desarrollando este asunto en lo referente al hombre como duración: la perfección ética ha de hacerse en el tiempo y con el tiempo. Kairos (oportunidad) esesencial para la tarea moral. También conjuntamente con el bíblico pléroma ( su hora). El êthos va forjandose en los sucesivos kairos hasta llegar al pléroma. Busca la perfección: sin adelantarse al tiempo.

 



[1] J. L.L. Aranguren: Op. cit. II parte Cap. 2


Tags: CEBRERO, temas, cuestionario, Aranguren, ética

Comentarios