Domingo, 01 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 11:35  | Comentario
Comentarios (7)  | Enviar

“RAZA E HISTORIA” DE CLAUDE LÉVI – STRAUSS

RAZA Y CULTURA

Comienza la disertación justificando el uso de la palabra raza por simple imposición de la publicación a que va destinado el artículo o ensayo, al parecer una revista o foro de dinámica actividad antirracista.

Prefiere hablar de culturas humanas en cuanto a diversificadas y numerosas, mas que de razas, por ser estas de número escaso y no pertenecer a una diversificación espacial que justifique la aparición de las culturas.

Aparte de “justificar” a Gobineau ( francés) basándose en el carácter cualitativo de su teoría y no cuantitativo en lo referente al criterio del mestizaje, para excusar la degeneración de las razas a que hace referencia este personaje, se pregunta al hijo del concepto raza, por la explicación de que la civilización del hombre blanco haya progresado tanto y por el contrario la de otros pueblos de color hayan quedado tan atrasadas. Intenta resolverlo con el concepto de cultura ( su desigualdad o diversidad.) El problema a resolver es el de la desigualdad de las razas humanas ocupándose de la desigualdad de las culturas humanas, los cuales considera conceptos ligados.

DIVERSIDAD DE LAS CULTURAS

Considera necesario establecer el inventario de las culturas humanas, para comprender cómo y en qué medida difieren unas de otras. Luego añade que hay que contar con formas de vida social que se ha sucedido en mucho tiempo y que no podemos conocer por experiencia directa, incluso culturas que han desaparecido y de las cuales sólo nos quedan vestigios, e incluso de las que ni tan siguiera es posible conservar eso, debido a la transmisión oral de su cultura y la de los pueblos que las han sucedido. Propone hacer unos huecos en blanco dentro de este inventario, no cerrar estas posibilidades para darle más amplitud y variedad a la posibilidad de analizar las culturas humanas.

Luego habla de las direcciones en que operan las fuerzas que trabajan dentro de las sociedades humanas, unas lo hacen hacia el interior, conservando los particularismos, otras hacia el exterior, en convergencia y afinidad.

También avisa de la diversidad creciente que existe dentro de una misma cultura, de la que existe en el seno de las grandes sociedades humanas complejas.

ETNOCENTRISMO

Es la actitud más antigua con fundamentos psicológicos sólidos: repudiar las formas culturales que están más alejadas de aquellas con las que nos identificamos.

Punto de vista ingenuo pero arraigado en muchos hombres, y que padece la paradoja de que las culturas, empezando por las más primitivas consideran que la humanidad acaba en las fronteras de la tribu, del grupo lingüístico y hasta del pueblo.

La paradoja del relativismo cultural: en la medida misma en que se pretende establecer una discriminación entre las culturas y las costumbres, es como se alcanza una más completa identificación con aquellas a las que se intenta negar.

Han combatido esta aberración tanto los granes sistemas filosóficos y religiosos, y las grandes declaraciones de los derechos del hombre, las cuales tienen el defecto de emitir enunciados idealizados. Todas estas especulaciones se reducen a una sola receta: una tentativa de suprimir la diversidad de las culturas sin dejar de fingir que se la reconoce plenamente.

Esta definición pudiera parecer sumaria, teniendo en cuenta las conquistas del darwinismo, pero una cosa es el evolucionismo biológico, que puede seguirse directamente con hipótesis robustas con altos coeficientes de probabilidad, y otra es demostrar la evolución sociocultural. No puede seguirse la evolución biológica de un ser humano de la misma manera que la de un utensilio, a no ser que se trabajen con metáforas o formulas aproximativas similares.

Anterior al evolucionismo biológico, el evolucionismo social es el maquillaje científico de un viejo problema filosófico, del cual no es seguro que la observación y la inducción consigan dar la clave.

CULTURAS ARCAICAS Y CULTURAS PRIMITIVAS

Retoma las concepciones primeras sobre las tres categorías de las culturas (contemporáneas, históricas y arcaicas), y lo poco que sabemos de la segunda y nada de la tercera, para poner de relieve la falacia del procedimiento usado por el falso evolucionismo, al ver en las distintas culturas contemporáneas, en función del estadio en que se encuentren una fase de nuestra propia civilización. El procedimiento consiste en tomar la parte por el todo, en concluir a partir de hecho de que ciertos aspectos de las dos civilizaciones (la actual y la desaparecida) exhiben parecidos, la analogía de todos los aspectos è lo cual es lógicamente insostenible y además está desmentida por hechos. ( estudio de la época paleolítica) La elaboración del material, los tipos de instrumentos y su destino, son diferentes en las culturas, tanto en la pasada como en la actual, otro tanto se puede decir sobre la explicación de las pinturas rupestres, las cuales a fuerza de no encontrársele utilidad práctica, acaban siendo para esta teoría figuraciones mágicas ligadas a ritos de caza. Igualmente no explica por qué la América precolombina ( neolítico europeo) había desarrollado enormemente la agricultura y lo ignoraba todo sobre la ganadería y la domesticación de animales, a diferencia del caso europeo. La dificultad con que se encuentran estos reduccionismos estriba en que todas las sociedades humanas tienen tras de ellas un pasado que es aproximadamente del mismo orden de magnitud. Para tratar ciertas sociedad como etapas habrá que admitir que tanto a estas últimas les pasaba algo, a aquellas no les pasaba nada è pueblos sin historia.

La realidad es que las sociedades humanas han utilizado desigualmente un tiempo pasado, distinguiéndose dos tipos de historias: una progresiva, adquisitiva, que acumula los hallazgos y las invenciones para construir grandes civilizaciones; y otra, quizás igualmente activa que haría intervenir otros tantos talentos, pero fallaría el don sintético de la anterior. Concepción que Levi Strauss considera más flexible y matizada y que pretende conservar para proyectar sobre ella otras definiciones de interpretación de la cultura. Pero crea un paréntesis, para introducir este concepto del tiempo relativo que da dos historias y analizar varias cuestiones que tienen que ver con él.

LA IDEA DE PROGRESO

Hay que considerar las culturas que pertenecen al segundo de los grupos (precedido históricamente a la cultura cuyo punto de vista se adopta.) Las formas sucesivas de las etapas se ordenan en el sentido de una evolución y de un progreso; unas son superiores y las otras son inferiores.

Los progresos realizados por la humanidad, han sido clasificados hasta hace relativamente poco tiempo de manera simple, por medio de las edades de la piedra, cobre, bronce, etc,  El período de la piedra tallada, p.e. (paleolítico) es admitido que las tres formas ( inferior, medio y superior), coexistieron, constituyendo no etapas de un progreso de sentido único, sino aspectos, o facies, de una realidad no estática.

Todo lo que es válido para las culturas lo vale también en el plazo de las razas. Todo esto no aspira anegar la realidad de un progreso de la humanidad, pero nos invita a concebirlo con mayor prudencia. Nos obliga a desplegar en el espacio formas de civilización que propendíamos a imaginar como escalonadas en el tiempo.

Dos cosas: el progreso no es necesario ni continuo; procede a saltos, por mutaciones, estos cambios de orientación se hacen en varias progresiones, más que añadiendo con cada uno de sus movimientos un nuevo peldaño a todos los que ha conquistado, es un movimiento de avance y retroceso, arriesgando en cada descubrimiento perder lo obtenido en el anterior, y sólo de vez en cuando se acumulativa la historia, es decir las cuentas se suman para formar combinación favorable: ejemplo América. Quien tras padecer la avalancha migratoria desde el norte, fue progresando hasta adelantarse en muchos aspectos a los europeos ( patatas, cacao, caucho, tabaco, el numero cero, frijoles, vainilla, tomate, piña, etc.)

HISTORIA ESTACIONARIA E HISTORIA ACUMULATIVA

1.      Acumulativa: toda cultura que se desenvuelve en un sentido análogo a la nuestra, es decir, cuyo desarrollo estuviese dotado para nosotros de significación.

2.      Estacionaria: culturas no necesariamente por serlo, sino porque su línea de desarrollo no significa nada para nosotros, no es medible en los términos del sistema de referencias que utilizamos.

En personas e instituciones, Strauss pone algunos ejemplos: el hombre mientras es joven tiene cultura acumulativa, el viejo en la medida que no es activo, ya es estacionaria, los adversarios de una formación política la consideran estacionara, no evolucionada, mientras que sus partidarios, acumulativa, es decir evolucionada y en progresión, etc.

La historicidad (riqueza en acontecimientos de una cultura o de un proceso cultural), está en función no de sus propiedades intrínsecas, sino de la situaciones en la que nos encontramos con respecto a ellos, del número y de la diversidad de nuestros intereses comprometidos en ellos.

La oposición entre culturas acumulativas e inertes son desde la perspectiva de Levi Strauss, también cuestión de enfoque, porque nos desplazamos literalmente con ese sistema de referencias, y las realidades culturales de afuera no son observables sino a través de las deformaciones que les impone, si es que no llega a imposibilitarnos percibir nada. Lo compara a la Teoría de la Relatividad. Hay una relación entre la noción física de movimiento aparente y otra noción que atañe igualmente a la física, a la psicología y a la sociología: la de cantidad de información susceptible de pasar entre dos individuos o grupos, en función de la diversidad más o menos grande de sus culturas respectivas. Por lo tanto la cuestión de inercia debe pasar antes por un autoexamen, de manera que podamos comparar nuestros criterios valorativos en cuanto a historicidad, con los de la cultura que vamos a analizar.

Por el criterio de la fuerza de trabajo, y del empleo de medios mecánicos para el progreso de la sociedad, convierte a las sociedades norteamericana ( a la cabeza) y a las europeas y japonesas tirando de otras sociedades sudamericanas, asiáticas y africanas, consideradas desde esta visión primitivas, aunque este “primitivismo” no sea de la misma especie en todos los casos. Si el criterio adoptado p.e. fuera el grado de aptitud para triunfar sobre los medios geográficos hostiles, los triunfadores hubieran sido los esquimales y los beduinos. En cuanto a las filosofías, la China y en religión la Islámica, y la familia Australiana, en cuanto a la armonización de las relaciones de grupo, serían los ganadores en esta hipotética apuesta por vencer según el criterio adoptado para el estudio de las culturas: precursores de toda la sociología familiar y los introductores del rigor especulativo aplicado al estudio de los hechos sociales. La riqueza de la invención estética de los melanesios, y su talento para integrar vida social y zonas oscuras del espíritu è cumbres. Después se dedica a minimizar las contribuciones de la civilización egipcia (simple obra común de Asia y África). Termina con que no son tanto estas aportaciones fragmentadas las que deben retener la atención è idea falsa de civilización compuesta como traje de Arlequín. Lo que constituye la originalidad de cada cultura es en su modo particular de resolver problemas, de situar en perspectiva valores que son los mismo para todos los hombres: lenguaje, arte, conocimientos positivos, creencias, sociedad, economía, política. Aunque las dosis nunca son exactamente las mismas para cada cultura.

LUGAR DE LA CIVILIZACION OCCIDENTAL

Todas las civilizaciones reconocen la superioridad de la civilización occidental è no se le reprocha a esta por parte de los países “no desarrollados” que se los occidentalicen, sino que no les den suficientemente aprisa los medios de occidentalizarse.

Punto sensible: inutilidad de querer defender la originalidad de las culturas humanas contra ellas mismas.

El fenómeno de la universalización mundial de la cultura, la existencia de una civilización mundial es un hecho único en la historia, cosa que genera además una gran incertidumbre sobre la consistencia de dicho fenómeno.

El intento de la cultura occidental de difundirse por el mundo, en la medida que otras culturas pretender preservar sus herencias culturales, se reduce a superestructuras ( aspectos frágiles que se pueden suponer serán barridos por las transformaciones profundan que se consuman.)

Pero según observa Levi Strauss, esta adhesión al género de vida occidental, está lejos de ser tan espontánea como a los occidentales les gustaría creer.

Resulta de una ausencia de opciones. Si no es el consentimiento el que funda la superioridad occidental, es la mayor energía de que dispone para imponer el consentimiento. Esta desigualdad es un fenómeno objetivo que responde solo a causas objetivas. Observando los valores de la civilización occidental è dos: busca acrecentar continuamente la cantidad de energía disponible por cabeza; proteger y prolongar la vida humana è la energía disponible se acrecienta con la duración e integridad de la existencia individual. Métodos compensatorios: las matanzas habidas en guerras mundiales y la desigualdad en la repartición de la energía.

Resulta que planteado de este modo, todas las culturas han actuado del mismo modo, y resulta que en general todo lo que tenemos actualmente y de lo que dependen los valores que nos sustentan, fueron descubiertas y resultas hace miles de años por sociedades arcaicas que hoy no dudaríamos en denominar salvajes. Seguimos dependiendo de la agricultura, la ganadería, de la pesca, la alfarería y el tejido, y desde hace diez mil años no hemos hecho sino perfeccionar estas técnicas. Lo cual no permite la aberración tan desgraciadamente en boga de hurtar el reconocimiento de su mérito a estas culturas y atribuirles un descubrimiento “causal” de dichas artes.

AZAR Y CIVILIZACIÓN

La explicación de los descubrimientos gracias al azar revela una total ignorancia de la complejidad y la diversidad de las operaciones implicadas en las técnicas más elementales: fabricación de martillos con contrapeso para amortiguar golpes, dispositivos amortiguadores para evitar que la vibración rompa la lasca, etc. , conocimiento de materiales primos, adiestramiento muscular apropiado, trucos, rituales “precisos” para el fundido de metales, etc. El uso “controlado” e industrializado del fuego, para cocer al vapor, etc, cocer el barro, etc. Técnicas de modelado, equilibrio, duración de la cocción, forma del hogar, tipo de calor.

Así se debe distinguir con cuidado la transmisión de una técnica de una generación a otra, realizada gracias a la observación y al adiestramiento cotidiano, de la creación o mejoramiento de las técnicas en el seno de cada generación.

El azar lo emplea Levi Strauss para interpretar el fenómeno siguiente: que a despecho de una dosis de imaginación, de invención, de esfuerzo creador de la que tenemos toda razón de suponer que se mantiene más o menos constante a través de la historia de la humanidad, esta combinación no determina mutaciones culturales importantes más en ciertos períodos y en ciertos lugares, ya que los factores psicológicos deben estar presentes con orientación similar en un número considerable de individuos para que el creador tenga en seguida asegurado, un público, y esta condición depende a su vez de la reunión de un número considerable de factores de naturaleza histórica, sociológica y económica. Situación que justifica el que se introduzca en las ciencias sociales la noción de probabilidad è presente ya en la física, pe. Nueve décimas partes de nuestra riqueza se les deben a los principales descubrimientos realizados por las civilizaciones arcaicas, y va repasando otras probabilidades a otros descubrimientos tales como la metalurgia, el alfabeto, la agricultura, todas en progresión descendiente hasta llegar al darwinismo que no llega ni a nueve milésimas por ciento.

En invenciones técnicas la civilización occidental se ha mostrado más acumulativa que las otras. Basándose en esta teoría de probabilidades, Levi Strauss sostiene que dos veces en su historia con un intervalo de diez mil años la humanidad ha sabido acumular multiplicidad de invenciones orientadas a un mismo sentido, y este número ha sido sintetizado en un lapso corto de tiempo suficiente para que se operen las altas síntesis técnicas las cuales han acarreados cambios significativos de las relaciones del hombre con la naturaleza.

Por qué nuestra propia revolución industrial, con la revolución neolítica son las únicas que pueden manifestársenos como tales, porque nuestro sistema de referencias permite medirlas. Los demás cambios se nos revelan fragmentariamente.

Segundo lugar, el ejemplo de la revolución neolítica debe inspirarle alguna modestia al hombre occidental en cuanto a la preeminencia que pudiera sentirse tentado de reivindicar en provecho de una raza, de una región o de un país. El historiador de los milenios venideros juzgará, a tenor de las variaciones que cada cultura introducirá en cuanto a contribuciones particulares, que es fútil averiguar quién podría, por un siglo o dos reclamar la prioridad.

Nueva limitación: en la medida en que todos los pueblos poseen y transforman, mejoran u olvidan técnicas para dominar su medio, la diferencia entre historia acumulativa e historia no acumulativa no se da nunca: toda historia es acumulativa con diferencias de grado. De este modo, el problema de la escasez relativa de culturas “más acumulativas” con respecto a las culturas “menos acumulativas” se reduce a un problema conocido que concierte al cálculo de probabilidades. La humanidad no evoluciona en un sentido único, y si en determinado plano parece estar estacionaria o incluso regresiva, no significa que es, desde otro punto de vista, no sea sede de importantes transformaciones. Aplicando el símil de la relativización de la belleza en la mujer dada por Hume, aplicándolo a la cultura, da que el progreso nunca es más que el máximo de progreso en un sentido predeterminado según el gusto de cada quien.

COLABORACION DE LAS CULTURAS

Es un absurdo el declarar una cultura superior a otra: ninguna cultura está sola, siempre es dada en coalición con otras culturas, y es esto lo que le permite edificar series acumulativas. La probabilidad de que entre esas series aparezca una larga depende naturalmente de la extensión, de la duración y de la variabilidad del régimen de coalición.

Dos consecuencias:

La probabilidad que tiene una cultura de totalizar el conjunto complejo de invenciones de todo orden que llamamos una civilización, está en función del número y de la diversidad de las culturas con las cuales participa en la elaboración.

No hay, pues, sociedad acumulativa en sí y por sí. La historia acumulativa no es propiedad de ciertas razas o de determinadas culturas que se distinguirían con ello de las demás. Resulta de su conducta más que de su naturaleza.

Expresa cierta modalidad de existencia de las culturas que no es otra que su manera de estar juntas. En este sentido:

Ø      Historia acumulativa: forma de historia característica de esos superorganismos sociales que constituyen los grupos de sociedades

Ø      Historia estacionaria (si existe realmente): la señal de ese género de vida inferior que es el de las sociedades solitarias.

Conclusión: la exclusiva fatalidad y única tara que puede afligir a un grupo humano e impedirle realizar plenamente su naturaleza, es el estar solo.

Así pues, los intentos con los que es costumbre contentarse para justificar la contribución de las razas y de las culturas humanas a la civilización son fútiles porque:

1.      El mérito de una invención acordado a tal o cual cultura nunca es seguro.

2.      Las contribuciones culturales pueden siempre repartirse en dos grupos

a.      Rasgos, adquisiciones aisladas cuya importancia es fácil de evaluar y que ofrecen a un carácter limitado.

b.      Contribuciones que ofrecen un carácter de sistema, es decir, corresponden a la manera propia como cada sociedad eligió expresar y satisfacer el conjunto de las aspiraciones humanas.

3.      No hay contribución sin beneficiario.

La verdadera contribución de las culturas no consiste en la lista de sus invenciones particulares, sino en la separación diferencial que presentan entre ellas.

Para Levi Strauss, hablar pues de civilización mundial no es hablar de ella en sentido absoluto, con el sentido que se da hoy en día, sino como coalición, en escala mundial, de culturas, cada una de las cuales preservaría su originalidad.

EL NOBLE SENTIDO DEL PROGRESO

Vuelve al símil de considerar las sociedades o culturas como “jugadores”.

Todo progreso cultural está en función de una coalición entre culturas è esta coalición consiste en hacer comunes probabilidades que cada cultura encuentra en su desenvolvimiento histórico è esta coalición es tanto más fecunda cuanto que se establece entre culturas más diversificadas. Si la diversidad es una condición inicial, hay que reconocer que las probabilidades de ganancia se han reduciendo  mientras más se prolonga la partida.

Dos remedios.

1.      Separaciones diferenciales, lo cual es posible puesto que cada sociedad se compone de una coalición de grupos y que la “apuesta” social está hecha de las apuestas de todos estos constituyentes (modos de explotación del trabajo humano, la fuerza de trabajo, las clases sociales.)

2.      Condicionado por el primero: introducir de grado o por fuerza en la coalición nuevos participantes, externos esta vez, cuyas “apuestas” sean muy diferentes de las que caracterizan la asociación inicial (expansión colonial.)

En ambos casos, el remedio se reduce a ampliar la coalición, ya sea por diversificación interna, o por admisión de nuevos participantes. è Aumentar el número de jugadores. Retornar a la complejidad inicial, aunque estas soluciones frenarán provisionalmente el proceso: no puede haber explotación sino en el seno de una coalición: entre los dos grupos, dominante y dominado.

Una tercera solución sería la aparición en el mundo de regímenes políticos y sociales antagonistas: y mantener ese estado de equilibrio del que depende la supervivencia biológica y cultural de la humanidad.

El proceso no obstante se representa como contradictorio: para progresar hace falta que los hombres colaboren; y en el curso de esta colaboración ven gradualmente identificarse las aportaciones cuya diversidad inicial era precisamente lo que hacía fecunda y necesaria su colaboración.

Entra en las recomendaciones. Las instituciones internacionales tienen por delante una tarea inmensa: liquidación y despertar. Asistir a la humanidad y hacer lo menos dolorosa y peligrosa posible la reabsorción de los cadáveres, residuos sin valor de modos de colaboración cuya presencia en vestigio constituye un riesgo permanente de infección en el cuerpo internacional. Desbrozar, amputar si fuera necesario, y facilitar en nacimiento de otras formas nuevas de adaptación. Atender a que estos nuevos modos deben poseer el mismo valor funcional que los precedentes y para esto no pueden ser réplicas de los anteriores (ineficaces).

Concluye por un lado con que la humanidad se las ve constantemente con dos procesos contradictorios, uno tiende a la unificación y el otro a la diversificación; y por otro lado, que es necesario preservar la diversidad de las culturas en un mundo amenazado por la uniformidad y la monotonía no ha escapado a as instituciones internacionales. Para alcanzar este fin no basta con mimar las tradiciones locales y dar un respiro a los tiempos consumados; lo que debe ser salvado es el hecho de la diversidad, no el contenido histórico que cada época le dio, y que ninguna conseguiría prolongar más allá de sí misma.


Tags: CEBRERO, comentario, blogs, El rastro del Onagro, Levi-Strauss

Comentarios
Publicado por Lance
Domingo, 14 de diciembre de 2008 | 17:34
Vaya, este fragmento me ha parecido un buen trabajo, por ello felicito al autor y le animo a que siga trabajando, a que no se canse Enhorabuena!!!
Publicado por Pontero
Martes, 10 de abril de 2012 | 12:28

Buen trabajo compañero!!

Me has ahorrado mucho tiempo.

Publicado por Invitado
Domingo, 30 de agosto de 2015 | 21:24

Considero que el resumen que has planteado no es del todo entendible pues tomaste apartados del texto original y los copiaste en el resumen como si se explicaran por si solos, lo cual hace complejo el entendimiento de la idea general de cada capítulo.

Publicado por Invitado
Jueves, 21 de abril de 2016 | 20:44

gracias!!!
me sirvio mucho 

Publicado por Invitado
Jueves, 22 de febrero de 2018 | 16:39

bravo, sin esta forma no hubiera comprendido nada

Publicado por Invitado
Viernes, 01 de febrero de 2019 | 14:27

Redaccion decepcionante con conceptos poco ligados entre ellos. Parece un copia-pega aleatorio del libro de Levi-Strauss

Publicado por Invitado
Viernes, 01 de febrero de 2019 | 14:57

Gran esfuerzo del autor!!