Jueves, 05 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 19:25  | Comentario
Comentarios (0)  | Enviar

Texto a comentar tomado del artículo titulado “La universidad orientada a los servicios: una perspectiva sistémica de cambio permanente por la innovación tecnológica” de José P. Gombau.  Rfa. ROCA, Genís (2006) “La presencia de las universidades en la RED. En ROCA, Genís (coord) [Monográfico en línea] Revista de Universidad y Sociedad del Coocimiento (RUSC) Vol 3, nº 1 UOC < http: //www.uoc.edu/rusc/3/1dt/esp/roca.pdf >

 

“ El auge de Internet en los últimos años ha conducido a la proliferación de e-servicios, éstos están brotando en forma de portales. Algunos de estos e-servicios interaccionan entre sí para ofrecer otros servicios más complejos. Es de esperar que los e-servicios de una generación futura interacciones entre sí de manera dinámica debido a las ventajas que este modo de operar proporciona, y estos modelos de interactuación son los que van a necesitar de modelos organizativos flexibles que nos independicen de las dependencias tecnológicas actuales.

El e-business requiere una nueva generación de aplicaciones, y éstas difieren en seis puntos clave de las tradicionales: las aplicaciones e-business deben basarse en estándares multiplataforma, amplían los servicios tradicionales, son escalables, y fáciles de desarrollar y de utilizar, y están creadas para poder gestionarse fácilmente.

Así pues, la arquitectura necesaria para soportar el modelo del e-business asegura que los servicios y los datos de la aplicación puedan estar en cualquier plataforma, que las aplicaciones sean capaces de soportar cualquier tipo de cliente, y también, que puedan crearse independientemente de la plataforma. Para soportar este modelo necesitamos un almacén físico, denominado repositorio, donde resida el conocimiento de los procesos de gestión y se posibilite la integración de todos los procesos internos y externos con el e-business (fig. 11)

Además, el e-business abre mercados, incita a las alianzas y a la participación en terrenos diferentes a los comunes. El diseño de e-servicios dentro de la comunidad universitaria necesita promoverse en todos los ámbitos como el vehículo que debe orientarla hacia la sociedad del conocimiento. Los servicios no deben gestionarse de manera diferente por ofrecerse en la Red, no se está en Internet por el hecho de tener un portal; hace falta ofrecer servicios y productos que interesen y, como hemos visto, es necesario anticiparse para ganar ventaja competitiva. Por supuesto, un portal universitario se caracteriza por los servicios educativos y de investigación.

Respecto a la interoperabilidad aplicada a la gestión universitaria, debe ofrecerse en régimen de autoservicio, para que los clientes externos puedan introducir y monitorizar sus pedidos, los proveedores puedan gestionar el inventario de sus productos y los empleados introducir sus propias informaciones y autogestionarse. Luego, la orientación de la universidad hacia el autoservicio, ofrece, sin lugar a dudas, una serie de oportunidades claras. Un servicio digital en régimen de autoservicio debe estar diseñado de igual forma que si fuese a realizarse de manera presencial. Así, los sistemas de soporte funcionalmente deberían ser iguales; sólo cambiará que la persona que los use puede ser el mismo cliente o el personal de la universidad. De igual forma, una vez realizado el trámite, su gestión interna seguirá los cauces diseñados. Por tanto, los e-servicios no existen si entendemos lo electrónico exclusivamente como el uso de la Red, ya que no generamos un nuevo valor; eso sí, ganamos en flexibilidad, reducimos costes, aumentamos la rapidez y la precisión de la gestión, e incrementamos la productividad.”

 

El texto muestra las condiciones que determinan los servicios gestionados por Internet (e-services), enfocados al negocio, (e-business), enumerando los requisitos y habilidades tanto electrónicas como personales necesarias para aplicar este tipo de tecnología en el ámbito de gestión universitaria afirmando la no existencia de estos servicios si se entiende lo electrónico exclusivamente como el uso de la Red y no se incluyen las plataformas interactivas.

La posición del autor es favorable al asunto que expone, no se cuestiona la verdad de lo que se diserta, sino que se sitúa en la postura del convencido, centrándose exclusivamente en la cuestión formal, ¿cómo se tendrá que aplicar la tecnología que anuncia? ¿Qué se precisa para ello? En este contexto se posiciona al lado del vendedor, es decir, tengo un producto, una idea, un proyecto, yo soy un experimentado conocedor de aquello que voy a ponderar, y por lo tanto te lo voy a vender. La única exigencia que pone es un nuevo cambio de mentalidad que transforme los actuales modos de interactuar por la Red librándose de los usos exclusivamente electrónicos de la misma. Debido a ello no faltan frases y expresiones que cumplen la finalidad de recordar la bondad y lo necesario del objeto ponderado.

A primera vista, por el asunto tratado se impone la tarea de precisar para su completo entendimiento algunas expresiones, nombres y verbos, que componen el tópico o argot del contexto en que se está dando. Por ejemplo, expresiones como e-servicios, o e-business, nos sitúan en el ámbito de la informática, concretamente expresa en el mundo de Internet la e- de electrónico. Así nos colocamos frente a nombres unívocos en este mundo como “portales”, “plataformas”, “aplicaciones” y verbos como “soportar” en el sentido del mantenimiento por parte de un dispositivo de la intercomunicación de un destino mientras el usuario opera en sus acciones. Esto evitará, creo, asombros como el que tendría quien no estuviera al tanto de estas circunstancias y leyera la frase “... que las aplicaciones sean capaces de soportar cualquier tipo de clientes...”

La clave de todo el texto se encuentra a mi juicio en el primer párrafo, que es en sí todo él una opinión: “ las futuras interacciones dinámicas nos harán más independientes tecnológicamente en aplicaciones e-servicios de Internet. Se trata de una argumentación deliberativa persuasiva en la que cada argumento u opinión particular sirve para fundamentar la anterior. Consiste asimismo en una argumentación inductiva, que va desde las causas El auge de Internet en los últimos años, a los efectos  ha conducido a la proliferación de e-servicios , y éstos a su vez, como causa de las interacciones para constituir servicios más complejos que a su vez serán causa de los modelos organizadores flexibles que nos independizaran de la tecnología actual. Hasta concluir la cadena argumentativa.

Es una inducción encadenada basada en el topos argumentativo de la informática: la perfección tecnológica unida al progreso temporal garantizado por lo que este mercado ha canonizado como plusvalía de subsistencia bajo el nombre de obsolescencia programada: retraso en la comercialización de productos ya viables con el fin de explotar al máximo los ahora existentes, estableciendo para la caducidad de éstos una fecha pactada entre todos los componentes de la cadena económica y los operadores del mercado a excepción del consumidor, y transformar con ello a los primeros en productos imprescindibles. Esto  permite hablar a los entendidos en estos asuntos (como deja claro el autor del texto por los párrafos que siguen) con conocimiento exacto de causa, y les permite adoptar, como aquí, un talante casi profético.

Como puede verse, la clave de la argumentación se encuentra en el primer párrafo. Estableciendo que las futuras necesidades de Internet van a hacer necesarias todas las demás reformas y reajustes tecnológicos con el fin de garantizar servicios que van a aparecer. No es extraño que este párrafo muestre tiempos verbales marcados en perífrasis de futuro como IF “ es de esperar que” , y “son los que van a “, y los demás usados en el texto vayan en presente pero en estilo incoativo, es decir, situados temporalmente en un hipotético futuro, haciendo presente un futuro anunciado en el primer párrafo, el cual se encuentra dentro de lo que la gramática argumentativa considera una argumentación no formal demostrativa, en que El auge de Internet en los últimos años ha conducido a la proliferación de e-servicios podría figurar como regla general (RG), y el resto como datos / argumentos (D/A) + una conclusión (CO /O) y estos modelos de interactuación son los que van a necesitar de modelos organizativos flexibles con un indicador de fuerza “disfrazado” Y” que podría sustituir a “ Por lo que” que vendría a reforzar el carácter demostrativo.

Lo más característico de los tres párrafos siguientes es la ausencia de indicadores de fuerza. El autor, una vez establecida la premisa principal : los modelos de interactuación nos harán independientes de las dependencias tecnológicas actuales nos facilita en el segundo párrafo una serie de Datos D con que muestra en qué puntos va verificarse dicha independencia, dejando elididas por una parte el indicador de fuerza  “ya que” que conecta con el anterior; y por otra, la operación de enumeración aplicaciones de nueva generación, capaz de hacernos ver sin haberse nombrado, en qué consisten las actuales por simple aplicación mental del contrario en cada una de ellas. El tercer párrafo enlaza con el segundo con un IF “así pues” que introduce un nuevo párrafo de indicaciones técnicas esta vez encaminadas a justificar un procedimiento, es decir, a un aplicación concreta de los datos anteriormente facilitados de manera general, que operan como conjunto de Opiniones conclusivas. Así pues... la arquitectura necesaria para soportar el modelo del e-business asegura  + una serie enumerativa de O que dicho Argumento “asegura” que son introducidos por el calificador “que”. El párrafo se abre a una línea ambigua, al no venir marcada con indicador de fuerza, porque no deja al lector satisfecho si se trata de un respaldo o de una reserva. Respaldo si se interpreta el . Para soportar este modelo necesitamos un almacén físico como “ Y así, para....” o Reserva  “ aunque para...”. Puede interpretarse también como una argumentación independiente, más en la linea de los datos del segundo párrafo, lo que convertiría toda su presencia en un dato más dentro del campo de los requisitos, y vendría a ser un ARG independiente que remite a una figura de referencia que figura en el texto original y que hará las veces de Dato, y que convierte al calificador (fig.11) en conector dentro de un argumento del tipo “ver figura 11 (D) para (C ) almacén físico, denominado repositorio, “necesario y que ha de soportar este modelo descrito”.

El cuarto párrafo comienza con un almacén de argumentos en favor de los e-business. Viene introducido por el indicador de Fuerza “Además”, siendo este mismo IF el elidido en las restantes frases. De este modo llegamos a la segunda parte deliberativa del texto, que refiere la variante del tema general al particular, es decir, la primera oración de este párrafo viene a ser en enlace del tema general (los e-business en general)  con el particular (gestión universitaria). Se elide el indicador “Del mismo modo”, “Asimismo”, que actúa en esta concatenación argumentativa de nexo como Opinión conclusiva de lo anterior y como incoativa de lo que sigue. La elisión de los indicadores de fuerza operan en sentido de refuerzo para dar el carácter de algo sentado y demostrado, lo que confiere a todo el argumento un carácter analógico (argumentación por analogía). No se equipara, pero sí se ha usado lo anterior como argumento introductorio del tema o nudo. Comienza con una argumentación del tipo ARG = [O + [E+ A1] + IFe+ JS + [D + RE]] :  O E(neg) èLos servicios no deben gestionarse de manera diferente por ofrecerse en la Red + A1 en negativo (elidida el IF “porque” no se está en Internet por el hecho de tener un portal  è + IFe Elidida (“sino”) + R + [D+RE] hace falta ofrecer servicios y productos que interesen y, como hemos visto, es necesario anticiparse para ganar ventaja competitiva   donde el “como hemos visto” actúa de argumento conector / dato con el resto del texto anterior. Enlaza luego con el IF “Por supuesto”, con el RE un portal universitario se caracteriza por los servicios educativos y de investigación.

El último párrafo es el más deliberativo de todos, porque es el que tiene menos fuerza persuasiva, al haber precisado de una batería causal previa y una continua enumeración de Datos ponderativos, vertidos en el párrafo anterior, de ahí que use más explícitamente los indicadores de fuerza. Comienza el párrafo con una larga argumentación teleológica, que nos lleva a una consideración nuevamente causal. Veamos: Una expresión que sirve de bisagra especificativa del ámbito de aplicación del argumento respecto a la interoperabilidad aplicada a la gestión universitaria “si tenemos en cuenta ” nos lleva a la opinión

 Argumento caracterizado por subordinada final e introducido por el calificador “para” lleva a la CO conclusión IF+ [O [C] CO] IF = luego è O CO: la orientación de la universidad hacia el autoservicio, ofrece, /,/ una serie de oportunidades claras  con el C intermedio “sin lugar a dudas” , reforzando la endeblez de la conclusión. Y pasa a dar cuenta de dichas “oportunidades claras” (argumento anticipatorio o catafórico). Opinión premisa: Un servicio digital en régimen de autoservicio debe estar diseñado de igual forma que si fuese a realizarse de manera presencial ; indicador de fuerza: “ así” ; argumento  Así, los sistemas de soporte funcionalmente deberían ser iguales ; indicador de fuerza elidido “ya que” ; Justificado por sólo cambiará que la persona que los use puede ser el mismo cliente o el personal de la universidad. Opinión, premisa segunda, introducida por un conector “De igual forma” (mismo plano jerárquico) su gestión interna seguirá los cauces diseñados, conector elidido condicional “si” “realiza el trámite”. Conclusión introducida por IF “Por tanto” (es importante porque marca todo el resto de la conclusión que es condicionada al referirise al resto del texto) Tenemos una condicional referida al mismo introducida por el calificado Si y el adverbio “exclusivamente” “si entendemos exclusivamente” è los tres primeros párrafos del texto. Conclusión: “los e-servicios no existen”, que nos lleva a la implícita: “para que existan hay que entender los e-servicios como se explica en este texto. Y para ello introduce una explicación introducida por un IF + JS ya que no generamos un nuevo valor, con una alternativa en forma de opiniones encadenadas eso sí, ganamos en flexibilidad, reducimos costes, aumentamos la rapidez y la precisión de la gestión, e incrementamos la productividad. Se trata de una argumentación un tanto extraña, porque las premisas parecen en principio apuntar a otra conclusión más explícita y menos condicionada que a la que llega el texto, y porque la alternativa final parece contradecirse con las premisas expuestas en los párrafos segundo y tercero.


Tags: CEBRERO, comentario, blogs, El rastro del Onagro

Comentarios