Viernes, 06 de junio de 2008
Publicado por Curunir @ 21:52  | Cuestionarios y temas
Comentarios (1)  | Enviar

LA GRAMÁTICA ARGUMENTATIVA

Las categorías y la jerarquía

Considera la gramática argumentativa provista de

Ø      Un componente sintáctico – textual è formación lingüística

Ø      Componente pragmático è condiciones comunicativas y los procedimientos valorativos.

Las categorías fundamentales

Argumentación (ARG) se compone de tres elementos obligatorios  O+RG+A.

Asigna Los Cascio a la categoría O una posición jerárquica superior en relación a RG y A.

El orden: O+RG+A no es la única sucesión è pueden presentarse invertidos o conmutados.

RG : siempre el conectivo semántico – lógico entre O y A. Presencia en el ámbito lógico y semántico es indispensable, facultativo en el lingüístico.

La argumentación múltiple debería considerarse como la suma de dos argumentaciones simples diferentes, y a veces independientes entre sí, pero que conducen a la misma conclusión u opinión.

La RG está ligada a su A y que conjuntamente se presenta la JS y el núcleo de la argumentación y determinan la opinión propuesta.

REGLA DE LA FORMACIÓN MÍNIMA: una argumentación (ARG) está compuesta de una opinión (O) y de al menos una justificación (JS) de tal opinión (ARG = O + JS).Toda JS está compuesta de un A y de una RG que permite que A sea adecuado para la O con la que, dentro del nodo ARG, JS está relacionada.

En el nivel de la valoración, el argumento A1 es válido para la opinión O sólo si aceptamos como válida la RG1, mientras que A2 es válido para O si aceptamos otra regla general, la RG2.

En la argumentación arracimada cada argumento en favor de una opinión puede a su vez presentarse como una opinión a justificar, como una argumentación subordinada, la verdad de la cual se ha de justificar.

Todo argumento A puede considerarse y en consecuencia rescribirse como el resultado de una argumentación subordinada donde éste sea el enunciado que expresa la opinión.

Al tomar la forma de “racimo”, se asemejan a un texto narrativo en el que cada evento de una historia puede ser el punto de partida para una divagación y el punto de perspectiva temporal desde el cual se pueda formar una subhistoria.

El calificador

Puede tener un carácter deóntico: expresar la necesidad, la obligación de algo.

Carácter epistémico: expresar la probabilidad e indicar si los enunciados son verdaderos o falsos, y en qué momento temporal y en qué mundo o lugar se encuentran uno u otro.

Ambas modalidades pueden caracterizar cualquiera de los componentes obligatorios de la ARG. Pero en general, caracterizan la opinión, mientras que en el plano lógico – semántico son la expresión del grado de seguridad y/o necesidad de la regla general de la validez o pertinencia de los argumentos usados.

Desde el punto de vista lingüístico el calificador puede aparecer como caracterización de los tres enunciados è el enunciado de cada una de las tres categorías obligatorias O, RG Y A puede estar acompañadas por C, formando categorías a las que llama Lo Cascio respectivamente O’,RG’ y A’. IF (indicador de fuerza) y E (enunciado).

El calificador no puede caracteriza un dato

La lexicalización del indicador de fuerza es facultativa, pero desde el punto de vista semántico hay que considerarlo siempre presente. Se puede introducir junto al operador modal C el indicador de fuerza IF.

La fuente

F es una categoría facultativa.

Su posición es similar a la del calificador y es adjuntable a las categorías obligatorias.

La distribución de F es variable, incluso si se presenta como un enunciado incidental completo.[1]

La reserva

R se presenta como coordinada a la argumentación principal (ARG) e implica una relación con ésta, visto que comparte los datos, pero no las reglas generales. R tiene la función de indicar que, a partir del mismo dato utilizado para llegar a la opinión sostenida, puede llegarse, en la misma situación, a conclusiones diferentes aplicando reglas generales distintas.

La opinión presentada como reserva no es considerada completamente secundaria. Puede aparecer como la más plausible. A veces, incluso, se puede llegar a convencer a un auditorio específico precisamente porque se la presenta como reserva y como conclusión no necesaria.

El orden de presentación è mostrar el grado de adhesión del sujeto argumentante a la opinión central o a la expresada en la reserva.

La posición de la R en relación con las otras categorías es relativamente libre. Puede ser periférica ARG + R ó R + ARG, o en el interior del nodo ARG, usada como frase incidental  [ARG A + [O IF [R] E]].

Las categorías enumeradas puede expresarse mediante un conjunto de frases o por todo un texto. Un discurso argumentativo puede estar compuesto por fragmentos de textos en los que cada uno representa una categoría argumentativa (ver pg 151).

El refuerzo

Lo Cascio llama refuerzo RE de los argumentos a las secuencias indicadas con reforzadores: si se tiente en cuenta que, no obstante, teniendo presente en cuenta también que, atendamos..., sin contar que..., aunque etc. introducen un enunciado que actúa como refuerzo del argumento “decisivo” aportado en favor de una tesis.

La R (reserva) no sirve para reforzar la opinión sostenida, sino para proponer una opinión alternativa. Por el contrario, el refuerzo RE muestra que el argumento elegido es lo suficientemente potente como para justificar de forma absoluta la opinión defendida a la tesis avanzada. El refuerzo subraya que existe un fenómeno muy importante que induciría a extraer una conclusión diferente de la adoptada, pero que tal fenómeno se revela como débil frente l otro argumento que nos ha llevado a la opinión defendida actualmente y que parece más decisiva.

Existe una relación entre refuerzo y reserva. La posición de RE es libre. Puede preceder a ARG, seguirlo o estar en su interior.

Lo Cascio mantiene que el refuerzo RE es una unidad textual que puede contener una argumentación ARG completa.

Hace notar que no obstante  (RE) introduce un texto argumentativo del tipo  + A y no A + O. Explica la razón porque no es posible que el enunciado introducido mediante no obstante  esté caracterizado por el indicador de fuerza puesto que ó dado que  o de otros indicadores que sirven para introducir un argumento.

Contraopinión o alternativa

Los textos en que un argumento está acompañado por un refuerzo, puede escogerse marcar la opinión en lugar del refuerzo, de modo que la primera parezca más importante de lo que lo habría parecido en otro caso. Indicadores de fuerza como con todo o a pesar de  participan en la creación de este tipo de modelo argumentativo. Los textos argumentativos a una opinión o argumento inicial se les puede contraponer una opinión o argumento alternativos que induzcan a rechazar o debilitar las posiciones asumidas inicialmente.

Una contraopinión (CO) o alternativa (AL), tiene una función inversa a la reserva ®

Lo Cascio resume la distinción hecha de las categorías obligatorias y facultativas. De estas últimas algunas como F y C son “Especificatorias”, mientras que otras como R, RE y AL (o CO), son categorías “añadidas” è cuadro de pg 158.

Relación argumentativa y relación causal

Da la opinión de Naess: los factores psicológicos, sociales, etc, que hacen las veces de causa para la formación de una opinión y una toma de posición no pueden considerarse argumentos.  Pueden tenerse buenas razones para una determinada toma de posición para un comportamiento nuestro, pero no buenas causas para algo.

La distinción entre datos y argumentos estaría, pues, relacionada con la posición distributiva según la cual, dentro de la argumentación: è

Ø      Los datos se encontrarían en primer lugar (dato – opinión)

Ø      Los argumentos se dispondrían después de la opinión (opinión – argumento) a la que dan justificación.

Los datos serían los hechos de los que se parte para llegar necesariamente, gracias a ciertas reglas generales aceptadas, a una conclusión.

Los argumentos en cambio formarían parte del bagaje justificativo y serían elementos aportados en defensa de una opinión ya expresada, cuyo nacimiento puede estar determinado por auténticas intuiciones y con la cual los argumentos aportados adquieren derecho “racional” de existencia. Los argumentos marcados por porque o de hecho, pueden actuar como argumentos también enunciados que precedan a la opinión, pero que estén marcados por puesto que y tengan función de apoyar una tesis.

Tipos de relación

1.      Argumentativa

a.      Argumento – opinión: está enferma, pienso que no vendrá.

b.      Opinión – argumento: pienso que no vendrá dado que está enferma.

2.      Demostrativa = Dato conclusión: Pablo habla bien varios idiomas, luego es lingüista.

3.      Causal = causa efecto: he comprado unos zapatos demasiado pequeños y por eso me duelen los pies

4.      Demostrativo argumentativa = dato – conclusión / opinión – argumento: Puesto que está enferma, pienso que no vendrá, ya que si lo hiciera podría coger una bronquitis.

5.      Argumentativo demostrativa = argumento – opinión conclusión: Está enferma, creo que no vendrá por lo cual pienso que deberíamos ir solos a la reunión”.

El discurso demostrativo se puede hablar como de conclusión CO, más bien que de opinión O, si la relación no se justifica sino con reglas generales que dominan la naturaleza y que son inherentes a la lógica de un razonamiento y en consecuencia, universales. Cuando las reglas generales universales se aplican a causas no es oportuno hablar de argumentos sino de datos. En los caos de relación argumentativo – demostrativa, la parte argumentativa, una vez aceptada, es asumida como dato, para poder extraer, una conclusión casi indiscutible.

Puede iniciarse un razonamiento formulando una opinión.

La conclusión C puede encontrarse también en combinación con una O, y por lo tanto constituir una estructura compleja de tipo argumentativo – demostrativo. La conclusión CO, en el razonamiento y en la gramática argumentativa, se encuentra, en algunos casos, en un nivel jerárquico superior a la opinión. A veces no es un componente complementarios de una opinión, sino el resultado ulterior, la expansión de una argumentación ya acabada. La ARG acabada hace las veces, del propio argumento o dato indiscutible.

Para la relación de A + O, o de O+ A existe la siguiente

REGLA DE ALTERNANCIA LÉXICA: De los dos componentes obligatorios, O o A, sólo uno puede estar marcado por un indicador de fuerza.

RESTRICCIÓN: Mientras la susodicha regla debe aplicarse al binomio A – O no es obligatoria para CO, cuando CO se añade a tal binomio.

El nodo o categoría O se puede encontrar en diversos niveles, en un razonamiento es posible subir por el susodicho árbol y llegar a un nivel superior en el cual se pueda anunciar una opinión aún más general.

Movimientos o procedimientos: de arriba abajo, y otro de abajo arriba.

Una opinión O o conclusión CO directamente controlada por el nodo ARG’ es superior, en cuanto a generalidad, aceptabilidad y persuasividad, a una opinión o conclusión directamente controlada por el nodo ARG.

 

Las reglas categoriales y de reescritura (estudiar aparte)

Bien por presentación power point o con cuadros sinópticos realizados a lápiz sobre algún folio.

El orden de los elementos en el texto argumentativo

Es variable.

Es la situación comunicativa la que impone la elección del orden a privilegiar y de ahí el modelo a aplicar al propio texto. Ello depende del discurso realizado precedentemente, de la importancia que se quiera dar a cada componente, de su puesta a prueba y de los códigos retóricos.

La cantidad de combinaciones admitidas está ligada al rigor lógico y a la disponibilidad en cada lengua, de estructuras capaces de indicar las funciones de los componentes argumentativos en las diferentes posiciones. La diferencia será estilística y de registro. Algunas combinaciones podrán usarse más en el lenguaje hablado que en el escrito.

La organización de la ARG varía y su fuerza radica en su composición. Razón de más cuando se usa en textos especiales, como en los casos en que se emplea un lenguaje sectorial o “tecnolecto”. En estos tipos, su organización superficial es fundamental y obedece a reglas de uso bien definidas, en algunos casos el orden está codificado, lo cual puede depender de motivos pragmáticos. O puede ser necesario respetar la coherencia textual, hilvanar el discurso a partir de una información o tema anunciados anteriormente en el texto.  El elemento dado debe tomar, en castellano, la posición inicial. Esto justifica el porqué, a veces un texto argumentativo empiece con la cita de una opinión seguida a su vez por un argumento y e otra ocasión empiece con la cita de algunos hechos seguidos de la formulación de una tesis, de una conclusión, de una deducción. Puede ser oportuno para obtener con más facilitad el éxito, puesto que el orden puede influir al interlocutor de formas diferentes.

El juego combinatorio puede continuar hasta descubrir las combinaciones posibles, semejante profundización pondría aún más en evidencia que no es fácil la manipulación lingüística, podría sin embargo, llegar a descubrir otras categorías argumentativas.



[1] La fuente è calificador, lo justifica quizá el hecho de que citar una fuente es como calificar un enunciado. La fuente impone a la argumentación un grado más o menos fuerte de constricción y necesidad.


Tags: CEBRERO, Cuestionario, temas, Lo Cascio, argumentación, gramática argumentativa

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de octubre de 2009 | 20:32
Buen?smo, gracias.