Viernes, 23 de mayo de 2008
Publicado por Curunir @ 21:44  | Resumen
Comentarios (1)  | Enviar

Resumen de “De Cive”

De Thomas Hobbes.

 

Trascrito de la introducción de JOAQUÍN RODRÍGUEZ FEO en su edición de “Tratado sobre el ciudadano”  publicado en Editorial Trotta 1999, pgs. XXXII- XXXV.

 

“La obra se sitúa dentro de la producción de Hobbes en un lugar central. Publicada después de The elements of Law Natural and Politic y antes de Leviathan contiene el núcleo de su pensamiento ético-político. Ni en Leviathan puede encontrarse algún elemento significativo que no esté ya en De Cive. Supone además, al ser el último de los momentos de su sistema De Corpore, de Homine, De Cive) la conclusión de lo que a Hobbes le interesaba decir, siendo su Cosmología y su Antropología una propedéutica para su Filosofía Moral y Política- por todo ello, De Cive es un trabajo clave para conocer el núcleo del pensamiento de Hobbes, muy unitario y muy (tal vez demasiado) rígido.

La obra está dividida en dieciocho capítulos que siguen un discurso progresivo desde el estado de naturaleza a la construcción del Estado y sus atributos, con unos apoyos de argumentaciones bíblico-teológicas para confirmar sus tesis. Esto precisamente (la yuxtaposición no plenamente justificada de la argumentación bíblica de apoyo) es lo que más sorprende en la lectura de una obra que se anuncia como científico racional, y sobre ello añadiremos algo en breve. La carta dedicatoria al conde de Devonshire contiene su formulación de principios filosóficos y de método: el conocimiento se configura de acuerdo con el modelo platónico, y el método ha de aproximarse lo más posible al utilizado por la ciencia.

En el Capítulo I y como punto de partida de un discurso que no va a romperse hasta el final, se sitúa la afirmación básica de que En el comienzo de la sociedad civil está el miedo recíproco (pgf. 2) . En el principio era el miedo. De este hecho parte la descripción del estado de naturaleza y del derecho natural, del que surgen las leyes naturales.

De estas leyes naturales lo que le interesa a Hobbes es lo que se refiere a los contratos (Capítulo II), y en el Capítulo III analiza hasta la vigésima. Seguramente hay más, pero éstas son las que Hobbes considera que hay que tener en cuenta al abordar una explicación de la sociedad civil. Ya aquí, al final del capítulo se introduce el elemento bíblico que va a ir creciendo hasta el final. En el pfg 33 dice : Propiamente hablando, la ley natural no es ley sino en cuento se contiene en la Sagrada Escritura. Y éste es precisamente el contenido de todo el Capítulo IV: La ley natural es la ley divina.

El contenido político que introduce en el Capítulo V: De las cosas y el origen del estado, donde el Estado se establece como única forma de completar las leyes naturales para conservar la paz. En el Capítulo VI fija los derechos del soberano y es aquí donde deja asentado el mecanismo de no-retorno en la diferencia del poder: ni siquiera se puede disolver el poder supremo por un acuerdo de aquéllos cn cuyos pactos se había constituido (pgf. 20). También deja establecida la unidad de los poderes del Estado en los polémicos párrafos de la espada de la justicia y la espada de la guerra. Sólo hay un límite al poder del soberano: la ley natural. Ni siquiera las leyes civiles lo limitan.

El Capítulo VII estudia las formas posibles de gobierno: la democracia, la aristocracia y la monarquía. Sobre esta última, es decir, sobre la transferencia del poder a un solo hombre, no a una asamblea, caen las simpatías de Hobbes, que manifiesta con entusiasmo. Con el mismo con el que debía leer a Tucídides, que le hizo ver lo funesta que era la democracia, y en cuya lectura veía la lamentable historia de su país en los años recientes. Pero a esto último dedicará el Capítulo X, después de haber hecho un paréntesis (del derecho de los señores sobre sus siervos en el Capítulo VIII, y del derecho de los padres sobre sus hijos y del reino patrimonial, en el Capítulo IX), en el que aborda temas concretos que consideró no podrían obviarse en un tratado que, al uso de la época, se ocupase del tema del derecho natural. El Capítulo VI es el más sólido, y el más duro, en la formulación del poder político. Todos los pronunciamientos de Hobbes son firmes, sin vacilación alguna e incluso sin matices, y en él residen a la vez la energía de los postulados hobbesianos y el blanco de los ataques de sus adversarios, teóricos y prácticos.

A partir de aquí e discurso de Hobbes se remansa y se aproxima más al lenguaje académico. En el Capítulo XII fija los principios que se oponen al tiranicidio, a la división de poderes y a la sedición, y en el Capítulo XIII se enumeran los deberes de los soberanos.

Ya a partir del Capítulo XIV entramos en la anunciada coda bíblica que, a partir de las leyes y de los pecados, pasa por un estudio de lo que significa el reino de Dios: a) por medio de la naturaleza (Capítulo XV), b) por el pacto antiguo (Capítulo XVI), y c) por el nuevo pacto (Capítulo XVII), para terminar con una especie de corolario [Proposición que no necesita prueba particular, sino que se deduce fácilmente de lo demostrado antes.- RAE] sacro lleno de majestad barroca de este oratorio teológico  político, que titula De las cosas necesarias para entrar en el reino de Dios (Capítulo XVIII).

 

 


Tags: Hobbes, De Cive, resumen, blogs

Comentarios
Publicado por Jaime
Jueves, 27 de noviembre de 2008 | 15:26
Qu? m?todo aplica Hobbes en su obra especificamente?
Y.. Qu? tiene que ver con el m?todo cient?fico?