Lunes, 05 de mayo de 2008
Publicado por Curunir @ 19:31  | Rese?a
Comentarios (0)  | Enviar

LOS BOSQUES DE LA NOCHE, así titula J. CURTIS la novela con que se hizo con el Goncourt de 1947.

Se trata de una novela de personajes que describe los años finales de la Francia ocupada por los nazis.

Es un trabajo meritorio y de buen hacer profundo, que en ocasiones se disloca con el aspecto melodramático y ciertamente irrelevante, sobre todo por el uso simbólico de la mujer en referencia a Francia, la cual es ultrajada y convertida en prostituta por la bestialidad y la crueldad.

La historia arranca con la acción del hijo de un aristócrata vendo a menos que colabora secretamente con la resistencia. Este personaje mueve los hilos para la aparición en forma de fuga musical, bien por alusión o por contacto de un microcosmos de personajes de toda característica, que abren ante el lector el abanico de comportamientos existentes en la Francis ocupada. Aparecen los incautos, los colaboracionistas, los espectadores, los pancistas aprovechados, los claudicantes, los delatores, los traidores, etc. Tratados con ecuanimidad y siendo fielmente retratados ahorrándose calificativos, salvo en el epílogo, lo peor de toda la obra, por su inoportunidad e intrascendencia.

El joven es asesinado por traidores colaboracionistas y su muerte no sirve para nada. Describe la obra el doloroso destino de los muertos sin sepultura o los héroes sin poeta.

El final, en que es utilizado su acto heroico por los políticos que acapararán el protagonismo tras la liberación, muestra el espectáculo sangrante de la derrota moral de una Francia que no se atrevió a luchar contra el invasor y que busca desesperadamente patriotas muertos para limpiar una memoria vergonzante. Una Francia que asiste impávida el medro incontenible de los políticos, los cuales invadirán ignominiosamente las tumbas abiertas en los campos de batallas, y exhumarán cadáveres dignos para su propio provecho como representantes de un orden nuevo en e que imperará la mentira, la hipocresía y la súplica de un escaño a un pueblo dolorido y avergonzado.

Después del de PROUST, es el premio Goncourt más digno de cuantos he leído.


Tags: Curtis, novela, Goncourt, reseña, blogs

Comentarios