S?bado, 03 de mayo de 2008
Publicado por Curunir @ 11:54  | Rese?a
Comentarios (0)  | Enviar

La lectura de la selección de obras ofrecida en la colección de los Premios Nóbel de literatura Tomo VII publicado por PLAZA & JANES, correspondientes a los escritos por el italiano, premiado en 1905, GIOSUÉ CARDUCCI.

En la semblanza biográfica que se expone como preámbulo, se indica la circunstancia de la concesión del premio sueco a este escritor otorgado in extremis, cuando el proceso de la enfermedad mortal que a la postre acabaría con él escritor, se encontraba prácticamente en su fase Terminal.

Por la edad de nacimiento y desarrollo vital, CARDUCCI se incardina en el nacionalismo italiano decimonónico, aunque por el contenido de sus escritos, de amplios ecos sonoros y de refinadas prosas que persiguen lo prístino del idioma, de suaves versos esculpidos en mármol, parece más bien apta para ser encuadrada entre los límites del purismo literario de la última tirada del pasado siglo.

Unas elaboradísimas ODAS BARBARAS, exentas de un contenido podría decirse dramático, carentes de un estado de espíritu determinante y, sobre todo, que doblegan los referentes al espíritu de una pureza poética exacerbada, aséptica. Circunstancia que se repite en RIMAS Y RITMOS, y que hacen de la lírica de CARDUCCI un estado procesual de latente senectud aburguesada, aburrido y al menos para mí, que he accedido a sus versos por una traducción, de tediosa lectura.

En los ENSAYOS, la mayor parte de ellos transcripciones de conferencias dadas entre finales de los 60 y principios de los 70 del siglo XIX, se observa un sentimiento nacionalista patriótico en la defensa de los valores literarios italianos. La nada censurable devoción por DANTE, la un poco más punible admiración por los poetas y prosistas del medioevo y renacimiento italiano, le sirven a CARDUCCI para hacer apología a cada paso de los héroes literarios italiano, convertidos en divos de las letras. Sus opiniones, me parece, ya andan fuera de onda, salvo quizá algunas afirmaciones totalmente evidentes: la defensa de escritores como DANTE, PETRARCA, BOCACCIO, ARIOSTO, MAQUIAVELO, CASTIGLIONE, resulta hoy en día tan inútil, que leer los argumentos empleados por CARDUCCI en sus arengas, obliga a esbozar una sonrisa casi de complicidad, a lo mejor por lo cómicos que resultan.

De lo leído estimo que este escritor propugnador del heroísmo nacionalista italiano, vulgar y algo miope en sus críticas, es uno de los componentes de esa galería de espíritus decadentes y obsoletos cuya fama (si es que alguna vez la tuvieron) habría pasado al olvido de no haber mediado el oficial marchamo con que la academia sueca marca, para bien o para mal, a todos sus galardonados.


Tags: Carducci, premios Nóbel, literatura, reseña, blogs

Comentarios