S?bado, 12 de abril de 2008
Publicado por Curunir @ 18:24  | Anecdotario
Comentarios (0)  | Enviar

Sexto Empírico habia escrito que a los excépticos les había tocado solucionar el problema de la felicidad, precisamente mediante una renuncia al conocimiento de la verdad, recordando a este respecto el apólogo del pintor Apeles. El cual, no logrando pintar de manera satisfactoria la espuma que salía de la boca de un caballo, arrojó con rabia una esponja sucia de colores contra la pintura, y la esponja dejó allí una señal que parecía espuma. Así como Apeles, a través de una renuncia consiguió su propósito, del mismo modo los escépticos, renunciando a encontrar la verdad, esto es, suspendiendo el juicio, hallaron la tranquilidad.
(Reale Antiseri Historia del Pensamiento filosófico y científico tomo II pg. 93)


Tags: Sexto Empírico, anécdota, escepticismo, blogs

Comentarios