Mi?rcoles, 19 de marzo de 2008
Publicado por Curunir @ 20:25  | Resumen
Comentarios (1)  | Enviar

Ulises pasa la noche en una altura cercana, abrigado con el follaje que allí encuentra derramado en abundancia. Con un efecto casi musical, la escena se reduce, se pacifica y se acalla: el poeta nos traslada en compañía de Atenea al palacio de Alción, rey del país que sirve de refugio al héroe recién salvado, y nos introduce (VI 13) en la estancia donde duerme con dos bellas esclavas su hija Nausícaa, semejante a las diosas en talle y en hermosura; sentimos la ilusión de su amanecer después de un sueño prometedor y placentero; su jornada empieza en la ufanía del trabajo y en el gozo del campo y la libertad; después de lavar con sus siervas las ropas en las fuentes del río, viene el yantar y, tras éste, el juego; y he aquí a Ulises que despierta a las voces de las muchachas. Desnudo y desfigurado por el sarro del mar, ha de salir a su encuentro: un encuentro embarazoso que el poeta resuelve briosa y triunfalmente por el milagro de la palabra. El lenguaje humano puede ofrecer poczs muestras de belleza como aquella oración de Ulises a Nausícaa; pero ésta es digna de la oración y sabe contestarla a un tiempo con amabilidad y modesta reserva. Lo demás viene por sí mismo: el baño de Ulises, a quien Atenea reviste de hermosura hasta causar la admiración de la joven, los discretos consejos de ésta al forastero, la vuelta a la ciudad en la tarde del sol.


Tags: Homero, Odisea, resumen, blogs

Comentarios
Publicado por Curunir
Jueves, 10 de abril de 2008 | 12:05
Debo continuar haciendo constar que el presente resumen es obra del gran helenista JOSE MANUEL PABON, el cual incluy? esta recensi?n al frente de la publicaci?n de su magna traducci?n de ODISEA.