Domingo, 24 de febrero de 2008
Publicado por Curunir @ 21:02  | Comentario
Comentarios (0)  | Enviar

1 Emana tu aura la vida toda:

2 Creador sobrio de sombra y fulgor,

3 Olvido y memoria, esencia y detritus.

4 Ninguno obtuvo el poder de eludir

5 Amaneceres y pernoctas en tu lecho.

6 Raíz elemental de los dioses completos.

7 Absoluto de la voluntad imprimida_voluntad la de absoluto

8 Nudo único del ser todo ser.

9 Önfalos místico de los etéreos cielos,

10 Cratera común de sosiegos y borrascas:

11 Espejo, coraza, nervio, alma, razón.

 

 

[...]

Por consiguiente, como es fácil colegir de los versos que pueden leerse en ambos sentidos, el primero que sin ser mera enumeración conserva la unidad del dictum es el num. 7 (como puede observarse en el marco de análisis suprascripto):  “Absoluto de la voluntad imprimida” (guarda entidad con ) “Imprimida voluntad la de absoluto”. Se debe entender aquí personalizado “absoluto” en forma de nominativo paciente, y en el primer caso de nominativo agente que funciona en modo calificativo.  Esta peculiaridad de poderse leer inversamente algunos de sus versos, contribuyó a que este poema fuera conocido como “espejo”. Esto además, porque los otros versos que pueden invertirse lícitamente ( 6,8,9,10 y 11) varían o invierten también sus respectivos sentidos , hacen “espejo”, todos menos el (7). (Algunos amantes de la numerología han creído ver en esto algunas relaciones misteriosas o extrapolaciones espurias al hecho literario, pero sus dictámenes no son concluyentes).

Así pues, carácter especular por el hecho de ser acróstico reversible (EC(k)ONARANOC(k)E), y también por el que la primera palabra del último verso sea “espejo”, que podría convertirse en la última del poema si éste se lee en sentido inverso, produciendo la reversión consiguiente en la gradación paratáctica de los términos. Ascendente tal como está, va desde la mera imagen reflejada hasta la razón (Espejo, coraza, nervio, alma, razón [actividad superior de los seres]); sin embargo, sería descendente radical si hacemos la viceversa.

Todos los versos que se refieren al loado dan como objeto de la laudatoria a Ec(k)onar, y van referidos a él, el cual aunque no figure explícitamente entre las frases del verso, sí lo hace en la formación de los acrósticos.

Debo declarar que la palabra coraza, que figura en segundo lugar del verso 11,  posiblemente sea objeto de una contaminación. Algunos editores antiguos entendieron “corazón”, debido a la particular manera de trazar la letra a que tenia el amanuense o escribano de la sibila Stasia o quizá ella misma. Yo me inclino por dejar “coraza” porque elude la arritmia en los versos que sí ocasiona la oxítona “corazón”. Aunque no dejo de reconocer que los argumentos que hacen sostenible “corazón”, confieren elegancia al eco entre “corazón” y “razón”, consiguiendo un nuevo efecto especular, esta vez con el sonido. Lo que dejo a vuestra consideración y gusto pacientes y sagaces aprendices.

[...]


Tags: CEBRERO, comentario, blogs, El rastro del Onagro

Comentarios