Jueves, 03 de enero de 2008
Publicado por Curunir @ 11:01  | Resumen
Comentarios (1)  | Enviar
LAS CULTURAS MUSICALES (3)
El libro se divide en tres secciones bien diferenciadas que abordan los problemas de la etnomusicolog?a atendiendo a su nivel de complejidad en sentido ascendente: la primera secci?n consta de seis estudios y trata de la definici?n, el objeto, la historia y la metodolog?a, es decir, de los or?genes y l?mites de la materia y del instrumental necesario para estudiarla; la segunda secci?n es m?s especulativa o deontol?gica, aunque sin abandonar el campo de lo instrumental, y presenta cuatro trabajos que reflexionan y analizan el lenguaje musical, aut?ntica sustancia de la etnomusicolog?a; la tercera asciende del objeto al sujeto, y se sit?a por medio de sus siete calas ante cada posible camino o proposici?n presentada por la m?sica entendida como cultura, comenzando por las funciones y usos de la m?sica, hasta la cultura de la m?sica como ?sendero? vital en la urbe.

El art?culo de Helen Myers, que abre el libro s? es panor?mico, y ofrece junto a un breve relato hist?rico de los avatares de la etnomusicolog?a, desde que era musicolog?a comparada hasta los modernos estudios, aparte de noticias acerca de la asunci?n del t?rmino etnomusicolog?a acu?ado por Kunst a mediados de los 50 como propuesta al cambio de enfoque experimentado por la disciplina, en que se desecha el t?rmino ?comparada? sobre los supuestos epistemol?gicos de que la comparaci?n va impl?cita en el estudio de la materia. Finaliza el art?culo con un vuelo sobre los quehaceres del etnomusic?logo, caracterizando a este como liberador de la m?sica (un concepto pintoresco), al igualar el valor de ?sta en funci?n del inter?s de su estudio. A este estudio le sirve de marco el de Bruno Nettl (cap. 5) que nos pone en contacto con las ?ltimas tendencia en etnomusicolog?a, dividiendo su estudio entre m?sicas y culturas (incluyendo la m?sica culta occidental), los procesos entre los que se incluyen la aculturaci?n, especialmente por las influencias occidentales y los medios de difusi?n de masas, y la metodolog?a y las t?cnicas, en que se ofrece las nuevas tendencias de investigaci?n uniendo en tandem las t?cnicas de descripci?n y clasificaci?n de la antropolog?a y la ling??stica estructural, as? como una visi?n prospectiva de las nuevos desbrozos en torno a la funci?n social de la musica. No mucho que decir del art?culo fundacional de Hornbostell sobre la musicolog?a comparada (el ?nico fuera de contexto), del que ya Cruces justifica su inclusi?n en se?al de reconocimiento. Otro texto, si no fundacional, s? clave para entender la etnomusicolog?a en su relaci?n con o en funci?n del d?bito hacia la musicolog?a comparada, es el que figura como capitulo 3, de Alan P. Merriam. Una insistencia por buscar definiciones que se adecuen al nuevo campo de investigaci?n y que haga posible analizar con perspectiva todos los fen?menos musicales que tengan trascendencia social: una ubicaci?n a ultranza en las ciencias sociales, sin dejar resquicio para una revisi?n del tipo human?stico de la materia. Por cierto que este tipo de b?squeda de definiciones se observa casi uniformemente en la mayor?a de los trabajos que componen el libro. El fragmento de Mantle Hood (cap. 4), disc?pulo de Jaap Kunst (padre en cuanto al nombre de la etnomusicolog?a), se centra en el instrumento material de la m?sica, aquello que tradicionalmente ha servido para el estudio de la m?sica: la transcripci?n y la notaci?n musical reconocidos la mayor parte de los sistemas existentes en las culturas musicales. Es un trabajo denso y que no se comprende si no se tienen algunas m?s que nociones de escritura musical (cosa que hubiera debido el compilador advertir a los lectores en el pr?logo). Se sigue moderadamente bien, y particularmente interesa la descripci?n del modus javan?s, en especial la descripci?n del gamel?n, del que muchos hemos o?do hablar (lectores ne?fitos en la materia) pero pocos averiguamos (los lectores este art?culo, por ejemplo) que lejos de ser un instrumento musical, se trata de una compleja formaci?n instrumental que ejecuta las obras de una manera concreta. Timothy Rice, propone una remodelaci?n de la etnomusicolog?a, partiendo del modelo de Merriam (sonido musical ? conceptualizaci?n ? comportamiento) introduciendo estos tres segmentos en cada uno de otros tres, tales como construcci?n hist?rica, conservaci?n social y adaptaci?n y experiencia individual, y partiendo de una epistemolog?a inductista que va desde los procedimientos puramente anal?ticos (musical, comportamiento y cognitivo), a la finalidad de las ciencias humanas, pasando por los procesos formativos en que se incluir?a el modelo, y la finalidad de la musicolog?a
Comentarios
Publicado por Curunir
Viernes, 04 de enero de 2008 | 22:48
Estos comentarios del libgro Las culturas musicales, pertenecen a un trabajo de fin de curso en la asignatura Antropolog?a Social y Cultural I de la licenciatura de Filosof?a. De ah? la referencia en algunos pasajes a "la asignatura".