Martes, 01 de enero de 2008
Publicado por Curunir @ 13:52  | Comentario
Comentarios (3)  | Enviar
?Qu? pudo conmover tanto a Tchaikovsky en el canto V de la Commedia dantesca como para dedicarse a componer una obra de la envergadura de Francesca da R?mini y hacerlo en s?lo tres meses?

Algo en estos terribles versos del Dante estremeci? de ins?lita manera el alma del maestro ruso, quien cuando los ley? frisaba en los 35 a?os: ? A mitad del camino de mi vida, en una selva oscura me encontraba porque mi ruta se hab?a extraviado?. Este terceto inaugural de la obra dantesca, sit?a al propio personaje de Dante con la citada edad, ya que la acci?n de la obra transcurre en la Semana Santa de 1300 y el poeta hab?a nacido en 1265, y en la edad media se consideraba los 35 a?os como la mitad de la vida de un hombre.

Seg?n detalles de su biograf?a, Tchaikovsky a principios de 1876 pasaba por momentos personales dif?ciles, ya que su obsesi?n, confesada por escrito a su hermano Modesto, era afirmarse en su rol de hombre adulto y sensato, ?cas?ndose con una solterona o viuda sin ninguna pretensi?n pasional?. No resulta dif?cil aceptar que el desolador primer terceto de la Commedia, enganchara a una personalidad tan impresionable como la del m?sico ruso en tan fr?giles circunstancias.

La entrada en el segundo c?rculo infernal no es como la del anterior. Es el m?s doloroso, el m?s extrecho. Es el c?rculo ?que menos lugar ci?e, y tanto m?s dolor, que al llanto mueve?. Aparece el primer juez infernal , Minos, (antiguo rey de Creta), convertido por Dante en una fiera ?el horrible Minos?, que ?rechinaba. A la entrada examina los pecados; juzga y ordena seg?n se rel?e?.

?Se encontrar?a Tchaikovsky de pronto ante este Minos desnaturalizado, que ?cuando un alma mal nacida llega delante, todo lo confiesa??

?Qu? pecados inconfesables obligaron a Tchaikovsky a situarse ante este Minos (el mundo o la sociedad en que viv?a o su propia conciencia, una fiera siempre autocr?tica, nerviosa o depresiva) conocedor ?de los pecados? que ?ve el lugar del infierno que merece: tantas veces se ci?e con la cola, cuantos grados ?l quiere que sea echada?.

Siempre se ha dado por cierta la homosexualidad del m?sico ruso. Incluso ?l mismo dej? impl?cita esta tendencia cuando advirti? a la tormentosa y tr?gica Milyukova de su ?car?cter particular?. Pero el canto que inspira el poema sinf?nico no se refiere a los homosexuales, que son condenados en otro lugar, concretamente en el Canto XV del mismo Infierno (?... un tropel de almas que andaban junto al dique, y todas ellas nos miraban cual suele por la noche mirarse el uno al otro en luna nueva; y para vernos frunc?an las cejas como hace el sastre viejo con la aguja? Vs. 16-21), sino a los lujuriosos, aquellos ?que la raz?n someten al deseo?. Que m?s adelante compara con estorninos y con grullas (aves que pueden reconocerse en algunas figuras fugaces ejecutadas por el viento madera insertados entre los obstinados ascensos y descensos de la masa orquestal en la segunda parte de la primera secci?n de la obra) .

Pienso que debi? de ser la propia caracter?stica del poema italiano la que se ajustara como a medida en el temperamento de Tchaikovsky, propenso a excesos hist?ricos y proclive a los paroxismos. Ante s? contempla la figura brutal del abuelo de Minotauro, fruto ?ste ?ltimo del pecado de bestialismo (el m?s bajo instinto lujurioso): Minos que, conocedor de los pecados carnales de quienes van llegando, adjudica a cada cual su correspondiente lugar en el infierno.

Esa lujuria casi inevitable, tan magn?ficamente representada por el Wagner de Tannh?user o de Trist?n, suplica una redenci?n por medio de la piedad: una piedad similar a la mostrada por el Dante atribulado, quien oyendo los requiebros de los amantes, se hench?a de piedad tal que termin? desfalleciendo ?como si me muriese, como un cuerpo muerto cae?.

Quiz? esta necesidad de redenci?n por el arte tan reclamada por Wagner en sus obras y tan f?cilmente extrapolable a todo el mundo tardorrom?ntico, pudo encender en el m?sico ruso la llama inicial de esta obra sinf?nica que acab? propag?ndose hasta convertirse en un infierno todo
Comentarios
Publicado por anonimo
Viernes, 24 de octubre de 2008 | 16:03
no biene un mini resumen de su vida
hijos de puta
Publicado por Curunir
Mi?rcoles, 29 de octubre de 2008 | 20:56
Puedo comprender la decepci?n de los parasitillos que intentan resolver sus problemitas buscando r?pidas recetas o soluciones baratas. Ser?a de desear, en cualquier caso un poquito de moderaci?n, o en instancia de educaci?n, que los ex abruptos fueran signados, asumidos... en fin, el mundo es as?: nada gano con esto, nada debo a nadie. ?A qu? estos insultos? Gracias de cualquier modo.
Publicado por Invitado
S?bado, 16 de mayo de 2009 | 16:53
En verdad es una buenisima luz sobre la opera. Acabo de verla por video y es realmente encantadora, justamente me estaba preguntando como pudo haber sido inspirada con tanta pasion y este articulo que has publicado me da nuevas ideas. Gracias Mil