Domingo, 14 de septiembre de 2008
Publicado por Curunir @ 21:56  | Cuestionarios y temas
Comentarios (1)  | Enviar

1.  De la concepción mágica a una nueva concepción de la naturaleza

En[1] la relación erótica del mago con la naturaleza, se basa la posibilidad de conocerla y operar sobre ella. Magia “simpática” que ve en el amor la fuente del conocimiento y del poder humanos. Comparando semejante concepción de la naturaleza con la de Galileo, la naturaleza se presente a éste como un sistema sencillo y ordenado, cada acción es totalmente regular e inexorablemente necesaria.

La razón científica no puede contentarse con aproximaciones poéticas o intuiciones, sino con experiencias sensibles y demostraciones necesarias.

Frente al hombre-mago con una íntima y armónica relación con la naturaleza, el hombre de ciencia (Galileo) es un humilde investigador que busca penetrar alguno de los secretos de la naturaleza, que a veces no permite ir más allá de la simple conjetura.

El científico se sitúa ante la naturaleza lejos de la “simpatía” del mago, con fría objetividad, sabedor de sus limitaciones y de que la naturaleza no está hecha a medida del hombre y de su inteligencia.

Galileo rechazará la concepción antropomorfa y antropocéntrica de la naturaleza.

Separa más radicalmente el pensamiento, pues este radica en el método. La magia: anarquía metodologíca. Galileo frente a esto va a sostener un método único y preciso para la construcción del saber científico que debe apoyarse en rigurosas demostraciones. La existencia de diversas clases de magia (incluida la diabólica) permiten el uso de diferentes métodos de interpretación de la realidad; para Galileo, así no es posible construir la ciencia ningún fruto duradero se puede librar de ella. Para él el método científico es único y parte de la experiencia sensible y concluye en las demostraciones necesarias. No hay más saber, dentro del plano humano, aunque aquél que permita demostrar la verdad o falsedad de sus proposiciones: estas sólo pueden darse para Galileo en el ámbito de la experiencia y cuando existan demostraciones matemáticas lo que llevo a distinguir las ciencias naturales, y o que él llamo genéricamente estudios humanos, que pueden ser útiles a determinado nivel, pero que no pueden constituirse en ciencia al no ser posible hablar en ellos de verdad o falsedad y no usar demostraciones matemáticas.

Diferencias fundamentales entre la nueva ciencia y la forma tradiciones de entender el saber filosófico: utilización de distintos lenguajes, de distintos métodos y de pretensiones o metas diferentes.

a)                  La diferencia que existe entre el lenguaje propiamente filosófico y el científico.

b)                  Los distintos conceptos de método y de demostración. Frente al recurso a los argumentos de autoridad o a las especulaciones sin base en la experiencia y a las demostraciones faltas de rigor, Galileo elaboró una teoría acerca del método y la demostración científica.

c)                  Frente a las pretensiones de una filosofía que confiaba en conocerlo todo y explicarlo todo, sin detenerse excesivamente en justificar adecuadamente sus rotundas afirmaciones, Galileo defenderá una concepción de la ciencia más humilde, que avanza paso a paso y con grandes dificultades. Había que abandonar la filosofía especulativa por la ciencia experimental.

La ciencia no puede basarse en fantasías sino en hechos verificables. Galileo aspira a una reforma del entendimiento como tarea principal. En la medida en que, según Ortega y Gasset, el hombre moderno vive de la ciencia, esto es, hace que la ciencia sirva de base al sistema de sus convicciones, Galileo se convierte en iniciador de la Edad Moderna y por eso mismo su figura nos interesa tanto (“En torno a Galileo”).

El[2] período entre la publicación de Revolutionibus de Nicolás Copérnico, 1543, hasta la obra de Isaac Newton Philosophiae Naturales Principia Matemática publicados en 1687, se acostumbra a denominar “período de la revolución científica”. Sus representantes más prestigiosos son Copérnico, Tycho Brahe, Kepler y Galileo, y confluirá en la física clásica de Newton. Durante estos 150 años no sólo cambia la imagen del mundo, sino que cambia las ideas sobre el hombre, sobre la ciencia, sobre el hombre de ciencia, relaciones entre ciencia y sociedad, entre ciencia y filosofía y entre saber científico y fe religiosa.

1)                   Copérnico desplaza la Tierra del centro del universo, con lo que también quita de allí al hombre. La Tierra ya no es el centro del universo, sino un cuerpo celestial como los demás. Cuando Bruno convierta en infinito al universo, el pensamiento tradicional se verá obligado a hallar una nueva morada para Dios.

2)                   Cambia la imagen del mundo y cambia la imagen del hombre: también cambia paulatinamente la imagen de la ciencia: constituye una revolución en la noción de saber, de ciencia

3)                   .La revolución científica tiene su rasgo más característico en el fenómeno constituido por el método: éste exige, por una parte, imaginación y creación de hipótesis, y por otra, un control público de dicha imaginación. Una noción de ciencia regulada metodológicamente y públicamente controlable, exige nuevas instituciones científicas: academias, laboratorios, contactos internacionales. Sobre la base del método experimental es donde se fundamenta la autonomía de la ciencia: ésta halla sus verdades con independencia de la filosofía y de la fe è colisión. Enfrentamiento entre dos mundos, dos modos de contemplar la realidad, dos maneras de concebir la ciencia y la verdad è el saber de Aristóteles es una seudo filosofía y las Escrituras no tienen como función informarnos sobre el mundo, sino brindar un sentido a la vida humana.

4)                   La revolución científica provoca un rechazo de las categorías, los principios y las pretensiones esencialistas de la filosofía de Aristóteles (pretendía un saber de esencias, elaborado con teorías con conceptos definitivos). La ciencia ya no versará sobre las esencias o substancias de las cosas y de los fenómenos, sino sobre las cualidades de las cosas y de los acontecimientos que resulten objetiva y públicamente controlables y cualificables.

5)                   No carece en absoluto de supuestos filosóficos. Los científicos renacentistas estuvieron también ligados con el pasado (Arquímedes y Galeno). Los vestigios de la mística hermética o neoplatónica referente al sol, el gran tema neoplatónico del Dios que hace geometría y el crear el mundo imprimiéndole un orden matemático y geométrico è Copérnico, Kepler y Galileo.

6)                   El neoplatonismo constituye la filosofía de la revolución científica. El supuesto metafísico que sirve de eje a la revolución científica è astronómica. Notable presencia de la tradición mágica y hermética en el interior del proceso que conduce a la ciencia moderna: magia, alquimia y astrología constituyen ingredientes activos en aquel proceso que es la revolución científica. También la tradición hermética (Hermes Trismegisto): poseía como principios fundamentales el paralelismo entre macrocosmos y microcosmos, la simpatía cósmica y la noción de universo como ser viviente. Copérnico se remite a la autoridad de Hermes trismegisto para legitimar su heliocentrismo, Bacon reprocha a Paracelso no tanto el haber desertado de la experiencia, como el haberla traicionado, el haber corrompido las fuentes de la ciencia y el haber despojado a las mentes de los hombres. Y el mundo, por Galileo, se volvió más grande è más cantidad de cuerpos celestes. Este hecho conmocionaba los fundamentos mismos de la astrología. La ciencia moderna, autónoma con respecto a la fe, con controles públicos, regulada mediante un método, perfectible y progresiva, con un lenguaje específico y claro, y con sus instituciones típicas, es de veras la consecuencia de un proceso largo e intrincado, etc. Que se entrelazan la mística neoplatónica, la tradición hermética, la magia, la alquimia y la astrología.

El técnico es aquel que sabe “qué”, y a menudo, también sabe “cómo”. El científico, sin embargo, es el que sabe “por qué”.

La ciencia es obra de los científicos. La ciencia Experimental adquiere validez a través de los experimentos. Se trata de un saber nuevo que, uniendo teoría y práctica, sirve por una parte para poner en contacto la teorías con la realidad, volviéndolas públicas, controlables, progresivas y participativas. Por otro lado, introduce en el saber y en el conocimiento hallazgos de las artes mecánicas y artesanales, confiriendo a éstas un nuevo status epistemológico e incluso social.

Interesa comprender que los instrumentos científicos, en el transcurso de la revolución científica, se convierten en parte integrante del saber científico: no existe el saber científico por una parte y, junto a él, los instrumentos. El instrumento está dentro de la teoría: se convierte él mismo en teoría. è La utilización de instrumentos ópticos (prisma o láminas delgadas) se ve acompañada por reflexiones que consideran que el instrumento no es tanto una potenciación del sentido como un medio que sirve para liberarse de los engaños oculares: el instrumento aparece como medio que garantiza una mayor objetivada en contra de los sentidos y sus testimonios. Es un tema perturbador del objeto investigado, y por consiguiente, el tema del posible control del instrumento perturbador: en el transcurso de la revolución científica se puede ver cómo entran los instrumentos dentro de la ciencia: la revolución científica legitima a los instrumentos científicos. Por una parte, se concibe a algunos instrumentos en tanto que potenciación de nuestros sentidos. Por otro lado, surgen dos nuevos temas: el instrumento contrapuesto a los sentidos y el instrumento como perturbador del objeto que se investiga. Estos dos últimos temas se volverán a plantear con frecuencia en la posterior evolución de la física.

 



[1] Del libro ya citado “Introducción al pensamiento filosófico” Filosofía y modernidad de MOISES GONZÁLEZ, parte tercera.

[2] Del Capítulo V LA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA del libro ya citado de Reale y Antiseri “Historia del pensamiento filosófico y científico”.


Tags: CEBRERO, filosofía, renacimiento, ciencia, Galileo, tema

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 02 de noviembre de 2016 | 20:39

Estamos en una crisis científica porque los actuales paradigmas no pueden explicar el 95% del Universo. Es hora de que se produzca una revolución científica, es hora de que escuchemos y analicemos las nuevas teorías y que tratemos de encontrar respuestas al 95% del Universo Oscuro. Si quieres conocer una nueva teoría que explica los actuales misterios de la ciencia, solicítala gratuitamente a: [email protected]